Página de la periodista cubana Raisa Martín Lobo. Un reflejo del Guantánamo de Cuba desde mi visión personal
Mostrando entradas con la etiqueta la guantanamera. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta la guantanamera. Mostrar todas las entradas

martes, noviembre 22, 2016

Cuando vivir en Guantánamo y sentirse guantanamera es un orgullo




He estado fuera de mi provincia en múltiples ocasiones y cuando digo que soy guantanamera, algunas personas se mantienen incrédulas. Es que a ojos vistas, no soy esa mulata jacarandosa que caracteriza a la mayoría de las mujeres de mi tierra. Tampoco escapo del cantadito del oriental y hasta eso me enorgullece.

Vivo en una tierra de gente que viste de nobleza y de atenciones para quienes nos visitan,  de humildad, de sabiduría. Una provincia de hombres  y mujeres que narran hasta las historias más tristes con la alegría que caracteriza al guantanamero. La gente de aquí, es capaz de quitarse lo suyo para brindártelo, su comida, su casa, su cama si es preciso y todo eso porque somos geniales, esa es la palabra.

Guantánamo es todo naturaleza y gustosa viste el color de los campos de Cuba en toda su magnitud. Una tierra que carga consigo la valentía de sus hijos y la belleza inigualable de sus rectilíneas calles, de sus ríos, de sus tradiciones. Una tierra de gente que no se deja arrebatar lo suyo y que se levanta ante las adversidades.

Vivo en una provincia que construye su futuro, un futuro de gente soñadora,  luchadoras incansables y madre de grandes personalidades históricas y culturales que nos han dejado una huella indeleble. Guantánamo es una tierra de personas que tienen un corazón grande para amar desde el caminar por sus calles, hasta  las tertulias que a diario protagoniza el céntrico parque José Martí.

Estoy orgullosa de vivir en Guantánamo y donde quiera lo digo, sin que me quede nada por dentro: Soy guantanamera. Porto la dureza y la inocencia de las nuestras guajiras, la bondad de la gente de mi tierra, la naturaleza de los jóvenes, y también, la sorprendente experiencia de quienes hace años, peinan canas.
 

Sentirnos guantanameros, nos hace levantarnos cada día ante los reveses. Es aseverar que el apellido solidaridad se nos hizo grande tras el paso de Mattehw y el hecho de agradecer a nuestros hermanos de Cuba y de fuera de nuestras fronteras, por el incondicional apoyo. Y eso es una causa más que inmensa para vivir como viejos enamorados de nuestras calles, de las esquinas, de nuestros parques y de esos pequeños rincones que son tan nuestros.

El amor de los guantanameros hacia su tierra, es un  amor que va más allá del aburrimiento que emana vivir en una provincia del interior del país. Un amor que va más allá de valorar a la gente trabajadora, humilde y sencilla, que no se avergüenza cuando dice que adora bailar a ritmo de un Changuí.

Un amor que va más allá del verde que se aprecia desde lo alto del faro Concha en la Punta de Maisí, sitio que fuera abatido por el huracán Mattehw hace más de un mes, pero que es, sin dudas, la naricita del caimán que semeja nuestra pequeña isla y un  sorprendente lugar donde la naturaleza se exhibe tal cual, en su plena desnudez. El lugar que nos regala ese pedazo de Cuba, que aunque pequeña, es inmensa.
 

Los guantanameros sabemos levantarnos ante los problemas y darles solución. Lo hacemos poco a poco con la alegría que nos caracteriza, sin dejar a un lado el dolor de lo perdido, pero nos levantamos las ganas de volver a exhibir más allá de La Farola esa belleza sin par que es nuestra Baracoa, la primera villa fundada en Cuba hace ya 505 años.

domingo, mayo 22, 2016

La Guantanamera cantada por 75 músicos cubanos alrededor del mundo

Acordes de la cancion Guantanamera


De la canción Guantanamera hay mucho que contar y qué decir, sin embargo, es innegable el hecho de que nadie puede escapar del sabor cubanísimo de esta pieza musical que se ha convertido en embajadora de la cultura cubana y que dignifica a la mujer del oriente del país.

Muchas historias se tejen alrededor de esta canción y su orígen. Unos dicen que su padre fue Joseíto Fernández, otros, que deben su nacimiento a Herminio García Wilson, panadero al que apodaban “El Diablo”. Cuentan que este hombre en su ciudad natal, Guantánamo, mientras compartía con un grupo de amigos, vio pasar a una mujer hermosa y tras el piropo hecho a la joven y la reacción de la misma, uno de ellos le respondiera:  "¡Eh, qué se habrá figurado la guajira guantanamera esta!·

Y este fue el motivo que llevó al Diablo Wilson a componer los primeros acordes a la canción y con ello, acompañar la exclamación de dicho amigo.  Esa misma noche tocó la melodía durante una fiesta, una melodía de ritmo tan pegajoso que se comenzó a escuchar en todos los festejos y en las calles.


No cabe dudas de que la canción es linda, contagiosa y es cantada en todo el país y fuera de nuestras fronteras, pues donde menos imaginamos, encontramos a alguien cantando los acordes de esta melodía. Tan es así, que
@Conversador59 un seguidor de la red social Twitter, me acaba de enviar un video sobre la canción Guantanamera cantada por 75 músicos cubanos alrededor del mundo. Gracias, le dije. Ahora las comparto con mis seguidores. Espero la disfruten como yo...



jueves, octubre 04, 2012

La Guantanamera habla de La Guantanamera




“Tienes que escribir algo lindo el día del cumpleaños de tu blog”, me dijo hace dos días un buen amigo al que respondí: “Voy a escribir un post por sus seis años,  después me das tu criterio”.  Y esta es la poderosa razón por la que La Guantanamera habla hoy de La Guantanamera.

Hace unos años, en Cuba se comenzó a hablar de los blogs o páginas personales. Fue en ese momento, cuando a los trabajadores de la prensa, se les hace el llamado a tener nuestros propios espacios para mostrar al mundo, desde una óptica personal, quiénes somos los cubanos y cómo vemos la Cuba donde vivimos.

No se hablaba de hacerse el blog como una tarea inmediata porque como sabemos,  es un espacio personal. Sin embargo, cuando queremos echar a andar un proyecto, solo pensamos en ello. Cierto que en los medios de prensa existía ya una versión en Internet del periódico donde laboraba,  pero administrar mi propio medio de prensa, era un reto que debía de asumir.

Así nace  el 4 de octubre de 2006  La Guantanamera, blog que hoy llega a los seis años de vida y toma su nombre por ser el primero hecho por una periodista de la más oriental de las provincias cubanas. A inicios era muy humilde, muy pequeñito, solo tenía un archivo y un buscador, sin embargo, ha pasado el tiempo y con el cacharreo, como decimos  a lo cubano, he aprendido a ponerle otras cosas y así, cada día se ha enriquecido más.

La Guantanamera es el espacio donde publico vivencias personales. En el mismo, podemos encontrar artículos sobre Guantánamo, del bloqueo que hace más de 50 años Estados Unidos impone a Cuba, el relacionado al caso de los Cinco antiterroristas cubanos, la presencia de la ilegal base naval yanqui enclavada en nuestro territorio, de la familia, los amigos…

Escribir para mi blog es una experiencia extraordinaria que me insita a pensar en el post de la jornada. Hace unos días comentaba entre un grupo de colegas,  que desde el punto de vista profesional y personal, me ha hecho crecer, porque actualizarlo casi a diario deviene un compromiso con mis lectores, mis amigos, y sobre todo, conmigo misma.

No olvidemos que un trabajo por pequeño que sea, necesita hacerse con todo el amor, hay que entregarle el corazón, el alma, las ganas... Siempre hay algo que decir, pues no hay nada más lindo,  que contar historias de la vida, de la gente y eso solo se logra  solo en este espacio donde eres el administrador, tu propio censor.

Hoy después de estos años en mi accionar en el mundo de las bitácoras, les digo que todavía hay mucho que decir y  que aprender...  Por ello, mientras los lectores lean mis post, mientras recomienden temas para escribir, comenten y hasta lo sometan a la crítica, tan enriquecedora para mi proyecto, La Guantanamera seguirá reflejando la Cuba rica en matices, historias, cultura y  dotada de una experiencia múltiple y completamente irrepetible.