Página de la periodista cubana Raisa Martín Lobo. Un reflejo del Guantánamo de Cuba desde mi visión personal
Mostrando entradas con la etiqueta perucho figueredo. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta perucho figueredo. Mostrar todas las entradas

martes, octubre 20, 2015

El 20 de octubre de 1868, quedó sellada la unión entre justicia, libertad e identidad en Cuba



Cuba está de fiesta nacional. Hoy todos los cubanos celebramos el 20 de octubre de 1868, día en que las tropas mambisas al mando de Carlos Manuel de Céspedes liberaron la ciudad de Bayamo y entre la enardecida multitud de hombres,  se escuchó  por primera vez la letra del enérgico canto donde se jura que "morir por la Patria es vivir".


Pliegos de la época reseñan que aquel día, centenares de pobladores enardecidos, reunidos en la Plaza, corearon la letra de lo que devino un canto pleno a la insurrección libertadora y la abolición de la esclavitud.  Por ello, a  partir del 20 de octubre de 1868, la cultura cubana se impregnó del espíritu revolucionario que caracteriza a todos los cubanos.

Nacía el Himno de Bayamo, nuestro himno nacional, de la inspiración del patriota y abogado cubano Perucho Figueredo. Nacía un himno de guerra y de victoria donde se llamaba al combate y se exaltaba el sentimiento Patrio. Nacía una manifestación artística de la sangre de un pueblo que nunca dejó de luchar por su libertad e independencia.

Desde ese instante Cultura y Nación se fundían  en un abrazo para convertirse en un concepto inseparable a lo largo de la historia de Cuba. Un concepto que habla de música y poesía, de arte y rebeldía unidos en el fragor del combate. La trascendencia histórica, política y social de aquella marcha patentizaba las ansias de libertad de nuestro pueblo y la expresión legítima de arte y cultura cubanas.  Y con ello, quedaba sellada la unión entre justicia, libertad e identidad en el destino de la nación cubana.



A partir de entonces, las ardientes notas del Himno de Bayamo presidieron todos los actos del movimiento independentista cubano.  Y aunque ha pasado el tiempo, nuestro himno “a cuyos acordes, en la hora más bella y solemne de nuestra Patria, se alzó el decoro dormido en el pecho de los hombres”, como expresara nuestro José Martí, ha trascendido hasta la actualidad como símbolo de la Patria y expresión concreta del carácter patriótico del pueblo cubano.



Por esta razón,  se instituye el 20 de octubre de 1868 como el Día de la Cultura Cubana. Con ello reconoce,  en primer lugar, la esencia de las raíces cubanas y la fecha que marcó definitivamente el nacimiento de una nación rebelde y su identidad.

jueves, octubre 20, 2011

El 20 de octubre de 1868 nació la Patria, nació la Nacionalidad Cubana


La defensa de la identidad nacional, tiene su legado en el 20 de Octubre de 1868, Día de la Cultura Cubana cuando se entonaron por primera vez las notas de la Bayamesa, que más tarde pasaría a ser nuestro Himno Nacional. La obra de la inspiración del patriota cubano Perucho Figueredo, se componía entonces como reafirmación de nuestra independencia y soberanía.

Pliegos de la época reseñan que centenares de pobladores enardecidos, reunidos en la Plaza, hombres, mujeres, niños y ancianos, corearon la letra de lo que ha quedado plasmado como el grito de independencia y libertad, a la vez que devino bandera de lucha permanente de nuestro pueblo.

De esta manera, la cultura cubana se impregnó del espíritu revolucionario que caracteriza a los nacidos en esta caribeña Isla. Aquella fusión de música y lucha puso el espíritu independentista, abolicionista y de unidad nacional.
Ese día en Bayamo, nació la Patria y la Nacionalidad Cubana.

La trascendencia histórica, política y social de la marcha entonada aquel día de octubre, devino una verdadera demostración de amor a la patria. Pero además, evidenciaba las ansias de libertad, decisión de combate y expresión genuina de arte y cultura caladas de una inmaculada cubana.

miércoles, octubre 20, 2010

La literatura en defensa de la identidad


En Audio: Himno Nacional Cubano

La defensa de la identidad nacional, tiene su legado en el 20 de Octubre, Día de la Cultura Cubana. Su origen data de fines del siglo XVIII, cuando descollan personalidades que, en el campo literario, expresarían en sus obras la preocupación por la Patria y el sentimiento de nacionalidad.

Félix Varela, uno de nuestros primeros pensadores, difundió con fuerza a través de su pensamiento político y filosófico las ideas de la Ilustración en Cuba, él fue además, el primero que enseñó a los cubanos a pensar en la independencia.

A Varela, le seguiría el patriota Antonio Saco y el poeta José María Heredia, fiel exponente de la idea de nacionalidad. Esto se evidencia en los versos líricos del Himno del desterrado, donde funde su obra revolucionaria y conspirativa en aras de emancipar a Cuba del dominio colonial.

De patriotismo nos nutrió también la poesía de Gertrudis Gómez de Avellaneda, la de Gabriel de la Concepción Valdés, Juan Clemente Zenea, la de Plácido, Bonifacio Byrne, la filosofía y pedagogía de José de la Luz y Caballero, y, en el periodismo, y la oratoria, Enrique José Varona y nuestro Héroe nacional José Martí.

Si definiéramos la cultura cubana diríamos que ha tenido históricamente un gran desarrollo en lo literario, fundamentalmente la poesía. Expresión de esto es la obra de Emilio Ballagas, José Lezama Lima, Eliseo Diego, Nicolás Guillén, José Zacarías Tallet…, quienes han expresado a través de las letras, una identificación plena con el sentimiento de nacionalidad.

Cuba está de fiesta nacional. Vive la fecha en que la cultura cubana celebra de manera especial su día. Día en que recordamos el momento en que sentado en su caballo, el patriota Perucho Figueredo escribiera la letras del Himno de Bayamo y se cantara a viva voz entre los bayameses presentes en representación de Cuba, las notas de lo que es hoy nuestro glorioso Himno Nacional.