Me gusta Guantánamo, me gusta Cuba

A pesar del bloqueo y de tener en territorio cubano la ilagal base naval yanqui, me gusta Guantánamo, me gusta Cuba. Así le respondí a una de las colegas mexicanas que me acompañan en la matrícula del postgrado de Comunicación hipermedia en el ámbito local,  que desde hace unos días se realiza en el Instrituto Internacional de periodismo José Martí, en La Habana.

Guantánamo es una ciudad muy linda, le dije. Recorrer sus rectas calles de Norte a Sur y de Este a Oeste, es salir en busca de una rica historia, es andar entre la gente de la provincia cubana por donde primero sale el Sol, es conocer sencillamente, al Guantánamo que día a día crece, se hace grande.

Caracteriza a mi ciudad, sus calles rectas que invitan al transeúnte a caminar de un extremo a otro de la urbe; una ciudad linda que aún posee las casas más antiguas con horcones de madera rolliza, techos de zinc o tejas de barro y amplios portales, detalles que recuerdan la época en que por ordenanza de la corona española se propagaban los negocios y con ello, el progreso de la Villa de Santa Catalina de Guantánamo.

El Guantánamo de Cuba difiere del que insinúan cuando se menciona la ilegal base naval yanqui. Por ello y para dicha de quienes habitamos en esta tierra erigida entre el mar y las montañas, diaramente mostramos al Guantánamo verdadero que crece, se construye y defenderemos siempre, al Guantánamo de Cuba, al de todos los cubanos de adentro y de afuera, el de la gente linda como tú que ama esta calurosa tierra.