Consulta popular: donde se decide el futuro de Cuba


La  consulta popular del proyecto de la nueva Carta Magna es un tema bien debatido en toda Cuba y del que se esperan varios cambios. En ello reside  el valor del instrumento jurídico de esta sociedad donde, como dijera nuestro líder estudiantil Julio Antonio Mella,  "Todo tiempo futuro tiene que ser mejor".

Alentada por la novedad, en la calle, centros de trabajo, escuelas, las personas conversan sobre el tema con entusiasmo. Comentan entre sí, se preguntan sobre uno u otro  artículo y además, se responden acerca de las novedades más probadas.

Y es en este sentimiento donde estamos involucrados todos los cubanos que habitamos en la Isla y en el exterior, sencillamente por ser un  acto de creación colectiva. Sin dudas, el indiscutible camino por el cual, como humanidad, hemos decidido recorrer.

Desde el momento en que acudimos a las unidades de Correo y otros puntos de venta para recibir el tabloide, ya estábamos comprometidos con la responsabilidad que se desprende del Proyecto. Se trata  de una Constitución precisa y muy atemperada a los momentos actuales y futuros de nuestra Revolución.

Por ello nadie puede quedarse con dudas, hay que leer bien los artículos, tachar, subrayar, nutrirse de los criterios con el fin de mejorarla, por ello, cada opinión debe ser escuchada y respetada. Hay que aprovechar la inteligencia colectiva, y cada espacio para plantear asuntos principales, porque esta es una Constitución que regirá la vida de los cubanos de las actuales y futuras generaciones.

Con la consulta popular sobre el proyecto de nueva Constitución de Cuba,  se pone a prueba una vez más la madurez política de nuestro pueblo.  Por eso, hasta el 15 de noviembre estaremos ante un ejercicio de responsabilidad con el objetivo  de construir una Ley de Leyes atemperada a los nuevos tiempos que vivimos, con la finalidad de cambiar todo lo que deba ser cambiado y escalar otro peldaño como nación, sociedad y como pueblo.

Este proyecto es una visión moderna y actualizada con la que se aspira a un mejor socialismo y a un mejor país para todos los cubanos, sin renunciar a los principios que definen a Cuba como nación libre, soberana e independiente. Es un proceso de todos, con todos y para todos, que posee como premisa el apotegma martiano de que  «Yo quiero que la ley primera de la República, sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre».

Hoy se discute el futuro de Cuba a través del instrumento jurídico-político más significativo de cualquier nación. De ahí el reto de lograr una Ley de leyes que legará a las generaciones presentes y futuras de una alta conciencia ciudadana y cívica, para empujar a un país que necesita de sus hijos, protagonistas hoy, de uno de los hechos de mayor trascendencia para la Revolución.

Dulce María Borrero: poetisa, pedagoga, pintora bibliógrafa y periodista

Puentes Grandes, en el poblado de La Habana,  vio nacer el 10 de septiembre del año 1883 a Dulce María Borrero y Piedra,  poetisa y notable pedagoga cubana cuyo nombre  se encumbra entre los escritores que marcan un hito en la Literatura Cubana.

Hija de Esteban Borerro, desde niña fue educada entre las letras. En 1895 fue a vivir con su familia  a Key West y allí,  publicó sus primeros versos en la Revista de Cayo Hueso. Posteriormente viajó  con su padre a Costa Rica y regresó a Cuba en 1899 después de concluida la guerra de independencia.

Dulce María, fue miembro de número de la Academia Nacional de Artes y Letras desde su fundación en 1910 y codirectora, junto a Miguel Ángel Carbonell, de Anales. Por sus virtudes, ocupó  en 1935 la Dirección de Cultura del Ministerio de Educación y dos años después,  fundó la Asociación Bibliográfica de Cuba.

Defensora de los derechos de la mujer, fue Dulce María, una admirable dibujante y sus escritos sobre Arte, Educación, Literatura y Cívica, llenaron las hojas Cuba Contemporánea, Revista Cubana, Revista Bimestre Cubana, El Fígaro, importantes publicaciones de la época. Era además,  una buena comunicadora y excelente bibliógrafa.
Entre sus obras se encuentran, Horas de mi vida,  La poesía a través del color y  El matrimonio en Cuba. Suman además, El magisterio de la Mujer: su actual significado y La mujer como factor de la paz, en las cuales defendió el criterio de que sus contemporáneas tuvieran acceso a la educación y la cultura. Por ello fue merecedora de múltiples premios y reconocimientos.


Hoy  hablan sus libros, esos que varias generaciones consultan en librerías de Cuba y el mundo. Ellos hablan del alma creadora de Dulce María Borrero, una mujer cuyo prestigio personal trascendió las fronteras de su hogar, para convertirse en defensora de la historia y gestora de la celebración en Cuba del Día de los Padres el tercer domingo de junio.

Consulta popular sobre proyecto de nueva Constitución: donde caben todas las voces

Cuba es un hormigueo y a lo largo del archipiélago no se habla de otro tema. El  proceso de trasformación de la Constitución de la República,  una Ley de leyes que estipula la marcha habitual de una sociedad, ha irrumpido los hogares, centros de trabajos y plazas cubanas. 

Hablamos de un documento legal para consolidar nuestro sistema socialista, democrático, perfeccionado y llevadero, que debe transformarse  a partir de la intervención de las voces ciudadanas. Por ello, participar desde la responsabilidad propia y colectiva,  es garantía para consumar un proceso consolidado de consulta popular.

Los Comités de Defensa de la Revolución, principal organización de masas del país, con más de ocho millones 500 mil miembros, debatirán la futura Carta Magna y en los sitios poblacionales tendrá un protagonismo singular. Este es el compromiso de aportar a la construcción colectiva del más importante documento jurídico de una nación para con ello, sentirnos más cubanos.

Se discute la ley fundamental en la que se asienta todo el Estado, se instituyen los cimientos del país y la organización de los poderes, a todos los niveles y se legitima los derechos y deberes de los ciudadanos. Sin dudas, es el instrumento jurídico-político más significativo de cualquier nación.

Modificar la Constitución forja cambio y progreso, pero sobre todo,  limpieza ante los principios fundacionales que normalizan una sociedad diferente. Es un compromiso que requiere del diálogo profundo entre dos  generaciones: la  histórica de la Revolución y que la tomará en sus manos el ejercicio del poder estatal.

«Hay que cuidar el contenido de este nuevo texto constitucional para que diga lo que tenga que decir. Hay que ir a una definición abarcadora, precisa ... ». Así expresó el historiador cubano Eduardo Torres-Cuevas. " Una Constitución no es un reglamento". “Hay que tener el cuidado, hay que cuidarse para que la Constitución diga lo que tiene que decir. Hay que ir exactamente a una definición abarcadora, pero precisa...”, insistió. 

El proceso recién comienza y lo importante de esta etapa es evitar que nos centralicemos en un apartado o un fragmento solamente. Los  ciudadanos debemos de tener un papel enérgico y para ello, hay que valerse de los métodos ventajosos para estar al tanto del proceso, satisfacer las inseguridades, y plantear nuestras preocupaciones.

En la consulta  popular, caben las voces cubanas.  Es un proceso de todos, con todos y para todos, que posee como premisa el apotegma martiano de que  «Yo quiero que la ley primera de la República, sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre».

Fidel: la verdad de nuestra época

Fidel Castro Ruz, el imperecedero joven rebelde de la Sierra Maestra y el tenaz luchador por la liberación de los pobres del mundo  cumple este 13 de agosto 92 años. Y escribo en presente porque de otra manera negaríamos la inmortalidad  de quien  asentó su pensamiento en el corazón del pueblo, donde volvió a nacer para quedarse por siempre.

Tu vida, Fidel,  no podemos celebrarla más allá de tu dimensión real, porque en cada sitio dejaste las más profundas huellas de confianza y humanismo. Lo hiciste no por recibir  algo a cambio, sino por tus actos, tu legado, tus enseñanzas,  por el paradigma que eres para Cuba y el resto del mundo.

No hay palabras para escribir sobre el joven revolucionario, que iluminó todos los rincones del mundo con la grandeza de su pensamiento y su espíritu perseverante en el triunfo. Hoy hablamos de la valía de un hombre que, despojado de todo  linaje, no dejará de ser jamás, nuestro eterno guerrero Comandante de las ideas.

Pocas veces se tiene la oportunidad de compartir con un líder de tan alta estatura moral y ética como la de Fidel. Sin embargo, este  privilegio lo tenemos por sabernos tan queridos y cercanos a uno de los grandes de la historia. Esta es la razón por la cual las futuras generaciones de cubanos tendrán en él, como en Martí, un ejemplo y un motivo para continuar su obra.

Hoy recordamos con orgullo al gigante de verde olivo, al artífice de la Revolución Cubana, al estadista brillante, al portador de una imponente personalidad y una sabiduría que perdurará en todos millones de hombres y mujeres de todos los continentes. Y lo recordamos además,  por su vínculo permanente con el pueblo, su brillante oratoria, su magisterio y su entrega sin límite a las causas justas..

Fidel es el mentor de todo un pueblo, el indiscutible líder de la Revolución Cubana, el acérrimo luchador por la liberación de los pobres del mundo. Por eso, seguirás batallando como lo que eres, un hombre Comandante, que dejó de ser de sí  mismo, para pertenecer por siempre a tu pueblo,  y ese, es un mérito que te hace, sencillamente, un hombre excepcional.

Para  ti, que nos legaste tu ejemplo eterno, tu optimismo y tu fe en la victoria, incluso en los momentos más difíciles de la Revolución, va este agasajo. Y es que nadie como tú,  ha sido capaz de cargar con tantos sueños y ponerlos al alcance de la mano. Nadie como tú, ha conducido los destinos de un pueblo que tiene la valentía de defender su propia historia, esta es la razón por la cual ahora, con tu guía, tenemos que seguir descifrando los retos del hoy y el mañana.

Eres  la verdad de nuestra época,  el líder de la Revolución Cubana, el acérrimo luchador por la liberación de los pobres del mundo y una de las figuras más importantes del siglo XX y parte del XXI. Por eso hoy 13 de agosto recordamos a Fidel Castro Ruz, el niño que nació en Birán en 1926 que consagró toda su vida a la solidaridad y encabezó una Revolución en Cuba «de los humildes, por los humildes y para los humildes».

Proyecto de Constitución: un proceso del pueblo y para el pueblo

Cuando el 13 de agosto comience el debate popular del proyecto de Constitución de la República, paso trascendental antes del referendo final, viviremos en todo el país un período importantísimo.

Este proceso a realizarse hasta 15 de noviembre, reflejará la legítima expresión de democracia popular y reafirmará una vez más  el carácter socialista de nuestra Revolución. Por ello es vital que prevalezca la opinión, el análisis, el argumento, la reflexión y el debate para fortaleceremos como ciudadanos para defender nuestros deberes y derechos. 

Una vez que comiencen los debates de la nueva Carta Magna, hay que asumirlo con plena responsabilidad. Como proceso democrático, se ha colocado en manos del pueblo y es justamente esta masa popular,  la que determinará su contenido a través del intercambio en cada espacio de debate.

La ley de leyes, esbozará importantes contenidos desde el punto de vista económico, político, jurídico y social, que regirá el ordenamiento de la sociedad en su conjunto. Por lo tanto, la consulta popular permitirá que los ciudadanos digan sus criterios, sugieran cambios, además de reformular entre nosotros mismos,  la Ley primordial del Gobierno Cubano, y con ello, el destino del país. 

Tal como recalcara Miguel Díaz Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros al finalizar el primer periodo ordinario de sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional, “este ejercicio de participación directa del pueblo adquiere la mayor relevancia política y será un reflejo más de que la Revolución se sustenta en la más genuina democracia”.

Los cubanos estamos seguros de lo que queremos en nuestra sociedad. Por ello la nueva Constitución pretende situar al hombre en medio de los cambios que se establecen en la Isla.  Además, instituye deberes y derechos que como dijera nuestro Apóstol de la Independencia  José Martí, contribuye a que la “ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”.

Cambiar la Ley de Leyes para tener un Estado y Gobierno más eficaz e innovador es el objetivo de estos intercambios populares.  Ello significará, además,  el progreso de las normas amparadas por la Revolución, legalizadas fielmente en nuestra Constitución, instrumento de defensa de todos los cubanos. Sin embargo, por muy generosa, moderna y acoplada que esté a nuestra realidad esta Carta Magna, su éxito reside en la manera en que cada  ciudadano la respete.

Martí, Fidel y el Moncada...



“Parecía que el Apóstol iba a morir en el año de su centenario, que su memoria se extinguiría para siempre, ¡tanta era la afrenta! Pero vive, no ha muerto, su pueblo es rebelde, su pueblo es digno, su pueblo su fiel a su recuerdo...¡Cuba, qué sería de ti si hubieras dejado morir a tu Apóstol!. Así expresó el líder de la Revolución Cubana Fidel Castro después los sucesos del 26 de julio de 1953.

Nadie imaginaría entonces que el ejemplo de José Martí estuviera impregnado entre el grupo jóvenes que siguieron a Fidel en las acciones del Moncada en ciudad de Santiago de Cuba. La presencia del Héroe Nacional entre los moncadistas era una realidad visible.

Sería José Martí y sus ideas defensoras y de progreso humano, la inspiración de Raúl Gómez García, el Poeta de la Generación del Centenario, para su poema Ya estamos en combate,  leído en el alba del día 26 de julio, minutos antes de salir hacia los lugares escogidos para la acción. Este fue el aviso para el cambio de vida que precisaba Cuba.

 “Si vencemos mañana se hará más pronto lo que aspiró Martí. Si ocurriera lo contrario, el gesto servirá de ejemplo al pueblo de Cuba, a tomar la bandera y seguir adelante. ¡Jóvenes del Centenario del Apóstol! Como en el 68 y en el 95, aquí en Oriente damos el primer grito de ¡Libertad o Muerte!”. Así se dirigió Fidel Castro a sus hombres en la Granjita Siboney.

Las ideas de José Martí en torno a la necesidad de pelear, por la vía armada o por la política contra el imperialismo, estaban vigentes en el ideario de Fidel. Por ello el joven abogado ratificó ante los Moncadistas la fidelidad ante su memoria y la decisión de continuar la lucha para lograr la verdadera independencia de la Patria.

El Moncada fue obra martiana realizada por la Generación del Centenario aquel 26 de julio de 1953. Una obra que no ha pasado a la historia como un acontecimiento aislado, sino como un vínculo de nuestro pasado con el presente. José Martí y el Moncada son la armazón dialéctica del camino ético y revolucionario de una nación y sus luchas por la libertad. El Moncada mostró a Cuba el curso que seguiría la Generación del Centenario.

Con la guía de Fidel, la Revolución construyó una sociedad de los humildes y para los humildes, con todos y para el bien de todos. Y fue con la firma de la Ley de Reforma Urbana, que el Gobierno Revolucionario declaró ante el mundo, que la Revolución Cubana había cumplido con el Programa del Moncada, contenido en La historia me absolverá con­cretados en seis puntos.

Entre estos aspectos se acumulaban los principales problemas de Cuba hacia donde había que dirigir los esfuerzos. Ellos eran el problema de la tierra, el de la vivienda, el de la industrialización, el desempleo, el problema de la educación y el problema de la salud del pueblo. Comenzaría en toda Cuba una gran  obra de transformaciones en todos los aspectos de la vida política, social, económica y cultural.

Con estas transformaciones, fueron beneficiados miles de campesinos cubanos y esta fue una de las primeras manifestaciones de la voluntad política del gobierno que esta era una Revolución para los humildes. Por otra parte, la Campaña de alfabetización con el apoyo de miles de jóvenes movilizados hacia todas las zonas del país, erradicó el analfabetismo en menos de un año.

Lo cierto es que la mayoría de los cubanos no podían pagar  algunos servicios como por ejemplo el de la salud. Sin embargo, el Programa del Moncada llegó para formar médicos y ofrecerle al pueblo el derecho de atender gratuitamente sus dolencias. También se nacionalizaron las empresas y se industrializó el país.

La victoria del 26 de julio de 1953  y el cumplimiento del programa del Moncada, no fue más que el derecho de seguir defendiendo nuestro proyecto social. También fue la certeza de no renunciar jamás a los principios que nos concibe como una nación libre y soberana.



En Bayamo: otra acción armada del 26 de julio de 1953

En Bayamo: otra acción armada del 26 de julio de 1953
El 26 de julio de 1953, mientras en Santiago de Cuba  Fidel Castro arengaba a un centenar de revolucionarios, en Bayamo, otro grupo dirigido por Antonio “Ñico” López, se trasladaba hacia el cuartel Carlos Manuel de Céspedes, lugar que pretendían tomar con el factor sorpresa.

Una vez en el sitio,  parte del grupo saltó la cerca del fondo y avanzaba hacia el patio. Sin embargo,  uno de los hombres que aún no había cruzado, notó la presencia de un soldado en la caballeriza y, sin haber recibido la orden para ello,  le disparó. Esto provocó un fuerte tiroteo.

El resto de los soldados se advirtieron y de inmediato tomaron posiciones para resistir el ataque. Una ametralladora en la azotea del edificio impidió el avance de los revolucionarios y esto los puso en una situación muy desventajosa.

Perdido el factor sorpresa y tras media hora de desigual combate, los asaltantes no tuvieron más opción que retirarse. Anteriormente  le causaron dos bajas al Ejército de la tiranía, mientras, por la parte de los revolucionarios,  sólo hubo un herido.

En el retroceso, el grupo se dirigió hacia un servicentro cercano para incendiarlo y rear una confusión generalizada, esto les permitiera escapar de la feroz persecución de los esbirros de la dictadura. En el camino se cruzaron con un vehículo donde viajaban varios militares y les dispararon, causando la muerte a un sargento de la Policía Nacional.

Sin pérdida de tiempo, las fuerzas del régimen batistiano, organizaron el acecho y asesinato de los asaltantes capturados. Esta situación, desató una bestial represión y se convirtió en una de las páginas más sangrientas en la historia de Cuba, pero también fue ejemplo del heroísmo de la nueva generación que se gestaba.

El asalto al cuartel Carlos Manuel de Céspedes culminó en una derrota militar para los revolucionarios. A  pesar de ello, Fidel Castro brotó como el dirigente y organizador de la lucha armada en Cuba y dicho combate representó un nuevo punto de partida en las luchas de liberación nacional.

Melba y Haydée: mujeres de fuego y miel

Durante los más de cien años de luchas por la libertad de nuestra Patria las mujeres ha tenido un papel importante, pero la heroica acción del 26 de Julio de 1953, marcó la última etapa de liberación nacional.

En esta acción, participaron las heroínas Haydée Santamaría y Melba Hernández, las dos únicas mujeres que participaron en dicha acción. Dotadas de una gran ternura y revolucionarias hasta la médula, ellas estaban convencidas de que las ideas del abogado Fidel Castro eran para transformar la situación económica, política y social de Cuba.
 
Juntas, Melba de 32 años y Yeyé de 33, vivieron los sucesos de las acciones previas al ataque del cuartel Moncada, segundo bastión militar del dictador del dictador Fulgencio Batista, en Santiago de Cuba.
 
Víspera de las acciones bélicas, alistaron los uniformes de los combatientes y aunque no se había tenido en cuenta que tomaran parte activa en el asalto, la dirección del Movimiento aceptó que colaboraran como enfermeras en el hospital Saturnino Lora.
 
Su misión era la de imprimir, distribuir propaganda y garantizar otras tareas de la organización revolucionaria, tal el caso de ocupar el hospital Saturnino Lora, junto a otros compañeros, tranquilizar a los ingresados y curar a los heridos.
Tras el asalto al cuartel Moncada, Melba y Haydée, las mujeres del Moncada, fueron detenidas en Santiago de Cuba y condenadas a siete meses de cárcel. 

Luego trasladadas a la Cárcel de Mujeres de Guanajay, en La Habana y desde allí, siguieron manifestándose contra la tiranía batistiana. Para ellas la lucha contra la tiranía no culminó junto a los muros del Moncada, sino que se acrecentó cuando una vez puestas en libertad el 20 de febrero de 1954, siguieron cumpliendo las misiones  encomendadas.
 
Con su ejemplo, indicaron el camino a seguir junto a nuestro pueblo y demostraron el infinito amor conque enfrentaron las tareas orientadas por el Comandante en jefe Fidel Castro tras el triunfo de enero de 1959. Así eran Melba y Haydée: mujeres de fuego y miel.

Himno del 26 de Julio: un canto rebelde (+Video)


Era 1953 y en Cuba predominaban las continuas frustraciones populares, se recrudecía más la dictadura sangrienta de Fulgencio Batista y la persecución a los revolucionarios se afianzaba más. Ese año se celebraba el centenario del natalicio de nuestro de José Martí, inspirador de las nuevas generaciones.

Una vez fracasado el ataque a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Cespedes, de Santiago de Cuba y Bayamo, Cuba tenía la  intención de rendir homenaje a los caídos en combate aquel 26 de julio de 1953. Se necesitaba  de un himno que acompañaría el reinicio de la batalla.

Días antes de los sucesos del Moncada, Fidel Castro le pide al combatiente del Moncada  Agustín Díaz Cartaya, que compusiera un himno para el movimiento y lo tuviera listo en dos o tres días. Fue la musa inspiradora  del compositor Agustín Díaz Cartaya la que le hizo escribir aquellas patrióticas estrofas.

El 23 de julio por la noche,  antes de la salida de los combatientes para Oriente, Fidel escuchó atentamente el himno y quedó aprobado con el título de Marcha de la libertad. Luego del asalto y mientras Fidel estaba en prisión,  le escribió a Cartaya para que, entre la letra de las estrofas de la marcha revolucionaria recordara “la sangre derramada”.

El himno del 26 de julio se convirtió entonces en la marcha que rigió a los revolucionarios al ofensiva y la gloria. La música de este canto de guerra estuvo a cargo del compositor Carlos Faxas acompañó a los revolucionarios cubanos en las cárceles, en acciones clandestinas y en perennes episodios de heroísmo.


Conocido además  como Himno de la Libertad, nació entre las jornadas de la preparación combativa por los hechos del 26 de julio de 1953. Posteriormente devino en marcha oficial del Movimiento y  canto que rompió las fronteras cubanas para alcanzar carácter universal.

El Himno del 26 de Julio mantiene su fuerza  patriótica e inculca una perenne hidalguía entre millones de voces de hombres y mujeres  que rememoran el llamado de:   “(…) Adelante cubanos / que Cuba premiará nuestro heroísmo / pues somos soldados / que vamos a la Patria liberar (…)”.

La letra del Himno original decía:

Marchando, vamos hacia un ideal, sabiendo que hemos de triunfar, en aras de paz y prosperidad, lucharemos todos por la libertad.

Adelante, cubanos, que Cuba premiará nuestro heroísmo, pues somos soldados que vamos a la Patria liberar, limpiando con fuego que arrase con esta plaga infernal de gobernantes indeseables y de tiranos insaciables
que a Cuba han hundido en el mal.

La sangre que en Oriente se derramó nosotros no debemos olvidar,
por eso unidos hemos de estar recordando a aquellos que muertos están.
(La palabra Oriente se sustituyó por Cuba).

La muerte es victoria y gloria que al fin, la historia por siempre recordará
la antorcha que airosa alumbrando va nuestros ideales por la Libertad.

El pueblo de Cuba sumido en su dolor se siente herido y se ha decidido hallar sin tregua una solución que sirva de ejemplo a ésos que no tienen compasión, y arriesgaremos decididos por esa causa hasta la vida, ¡que viva la Revolución!


La letra actual señala:

Marchando, vamos hacia un ideal sabiendo que hemos de triunfar en aras de paz y prosperidad lucharemos todos por la libertad.

Adelante cubanos que Cuba premiará nuestro heroísmo pues somos soldados
que vamos a la Patria liberar limpiando con fuego que arrase con esta plaga infernal de gobernantes indeseables y de tiranos insaciables que a Cuba han hundido en el mal.

La sangre que en Cuba se derramó nosotros no debemos olvidar, por eso unidos debemos de estar recordando a aquellos que muertos están.

El pueblo de Cuba sumido en su dolor se siente herido y se ha decidido hallar sin tregua una solución que sirva de ejemplo a ésos que no tienen compasión, y arriesgaremos decididos por esta causa hasta la vida, ¡que viva la Revolución.

 

 

Abel Santamaria Cuadrado: tus ojos te inmortalizan ante la Historia



“Yo voy al cuartel y tú vas al hospital, porque tú eres el alma de este movimiento y si yo muero tú me reemplazarás”. Esa fue la respuesta que le diera a Fidel Castro Ruz, Abel Santamaría Cuadrado, cuando quería convencerle de que se quedara en el Hospital Civil Saturnino Lora aquel 25 de julio de 1953.

Abel y Fidel se conocieron durante los actos de recordación del 1ro de mayo de 1952; en el cementerio de Colón. Ahí  Santamaría encontró a quien como él, creía que:  "Una revolución no se hace un día, pero se comienza en un  segundo".  Fidel,  en cambio, conoció a  quien  catalogó “como el más generoso, querido e intrépido de nuestros jóvenes”-

Los futuros combatientes que asaltarían el cuartel Moncada, comenzaron a llegar a Santiago de Cuba a partir de las cinco de la tarde de ese día. Ellos, fueron  recibidos por  Fidel y  Abel en una casa del centro de la ciudad, de ahí, partirían hacia la Granjita Siboney, donde se ultimarían, los detalles para el asalto.

Abel se convirtió en la persona en que más confiaba Fidel.  Y por su modestia,  confianza  y disciplina, fue elegido como Segundo Jefe del Movimiento de la Generación del Centenario.  Además, participó actividades de instrucción militar, propaganda, compra de armamentos y uniformes. Además, asume la preparación del cuartel general del movimiento en la Granjita de Siboney, y del hospedaje de los revolucionarios.

Eran las diez en punto de la noche del 25 de julio y  Fidel Castro llegaba a la Granjita para conversar con la joven tropa, a quienes les dijo, entre otras cosas: «Si vencen mañana, se hará más pronto lo que aspiró Martí; si ocurriera lo contrario el gesto servirá de ejemplo al pueblo de Cuba, y de ese propio pueblo saldrán otros jóvenes dispuestos a morir por Cuba, a tomar la bandera y seguir adelante».

Abel Santamaría  también le habló  a los combatientes:  «...es necesario que todos vayamos con fe en el triunfo nuestro mañana, pero si el destino es adverso estamos obligados a ser valientes en la derrota, porque lo que pase allí se sabrá algún día  ( ... ) Nuestro ejemplo merece el sacrificio y mitiga el dolor que podamos causarles a nuestros padres y demás seres queridos. ¡Morir por la Patria es vivir! “.

Había llegado el día, y  Fidel pidió a algunos voluntarios abalanzarse contra la posta tres. Abel fue rechazado para esta misión, debido a que el joven abogado Fidel,  trataba de resguardar la vida del segundo jefe pues en el caso de que él cayera en combate, este poseía las condiciones para continuar rigiendo la acción.

Momentos antes de que los primeros autos entraran en el Moncada, Abel Santamaría, el doctor Mario Muñoz Monroy, Julio Trigo, Melba Hernández, Haydée Santamaría y otros jóvenes más, entraron en el hospital. Llevaban consigo algunas armas, el maletín facultativo del doctor Muñoz, un paquete con arengas impresas y un disco que contenía el histórico discurso del aldabonazo, el último que pronunciara Eduardo Chibás.

Abel Santamaría debía de tomar el hospital civil "Saturnino Lora", con 19 combatientes, entre ellos, Haydeé, Melba Hernández y el doctor Mario Muñoz Monroy. Pero la acción armada  fracasó y cayó prisionero junto a varios compañeros. Allí lo interrogaron y torturaron, pero no dijo ni una palabra que pudiera  comprometer a sus compañeros, tampoco dio una pista  sobre el Jefe del Movimiento. Posteriormente fue ultimado el mismo día 26 de julio de 1953. Abel tenía  26 años y la tiranía batistiana cegaba su vida.

No en vano le diría a su hermana Haydee antes de ser asesinado: «es mejor saber morir, para vivir siempre». Con esta premisa, sin dudas, declaraba su indiscutible pasión por la vida y justamente este es el ímpetu de los cubanos cuando recordamos a Abel Santamaría Cuadrado, aquel joven alto y rubio, dueño de esos ojos que lo inmortalizaron por siempre ante la Historia.


Este martes 12, Operación en Redes: “120 años de la presencia Yanqui en la bahía de Guantánamo"

Los medios de prensa de Guantánamo junto a la comunidad de blogueros y tuiteros de esta provincia, invita a los internautas del país, a participar en la Operación en Redes:  “120 años de la presencia Yanqui en la bahía de Guantánamo", que se realizará este martes 12 de junio desde las 9 de la mañana hasta las once de la mañana.

Guantánamo no es la Base Naval (+ Video)

El encuentro virtual se realiza en el  marco de la jornada por los 150 años de luchas por la independencia y los 120 de la presencia norteamericana en tierras guantanameras. Esta es la razón por la que precisamos de la compañía de los cibernautas que conocen sobre la permanencia de tropas yanquis en la ilegal base militar ubicada en Guantánamo y más antigua del mundo. 
 
Utilizando los hastags #Guantanamo #GuantanamoNoEsBaseNaval #Cuba #FueraYanquisDeGuantanamo y #CubaEsNuestra, en la red social Twitter y Facebook, pretendemos apreciar el impacto de la presencia yanqui en tierras guantanameras y con ello, denunciar el carácter ilegal del enclave, una daga encajada en el corazón de los cubanos. 
 
Generaciones de guantanameros no hemos podido disfrutar de lasbellezas naturales de nuestra bahía, por la tenencia de la ilegal basenaval.  Por lo tanto, con esta Operación en Redes, exigimos  la devolución del territorio ilegalmente ocupado en Guantánamo en contra de la voluntad de su pueblo.

José Antonio Echeverría: “Si caemos, que nuestra sangre señale el camino de la libertad"




" Pueblo de Cuba, en estos momentos acaba de ser ajusticiado revolucionariamente el dictador Fulgencio Batista. En su propia madriguera del Palacio Presidencial, el pueblo de Cuba ha ido a ajustarle cuentas. Y somos nosotros, el Directorio Revolucionario, los que en nombre de la Revolución Cubana hemos dado el tiro de gracia a este régimen de oprobio. Cubanos que me escuchan. Acaba de ser eliminado (...)".
La alocución quedó cortada cuando el José Antonio Echeverría,  líder de la Federación de Estudiantes Universitarios, repetía sus palabras, mientras un empleado encargado de las transmisiones, desde  otro lugar, sacó del aire la emisora. 

Una vez informado el  dirigente estudiantil que estaban fuera, en su retirada, hizo  unos disparos sobre el máster de la CMQ. Eran las tres y veintiún minutos del 13 de marzo de 1957 y un grupo de jóvenes enfrentaron las hordas asesinas del régimen, Ese día, asaltaban la historia.

Los jóvenes revolucionarios liderados por José Antonio se dirigierom al otrora Palacio Presidencial. Entre sus objetivos,  estaban ejecutar al tirano Fulgencio Batista, entregar las armas al pueblo y tomar otros puntos como el Cuartel Maestre de la Policía y otras estaciones policíacas,  hasta dominar la capital.
Batista había escapado para embestir cruelmente contra los sobrevivientes de la operación. Por ello, a  solo  unos metros de la Universidad,  el líder del Directorio Revolucionario, José Antonio Echeverría,  una vez que regresa tras realizada la operación,  encuentra la muerte cuando dos disparos impactaron su cuerpo, seguido por una ráfaga de ametralladora que lo derribó por siempre.
Aquel fatídico día, antes de partir para el combate, y tras  llamar a la unidad de la juventud y los estudiantes dijo: “ Si caemos, que nuestra sangre señale el camino de la libertad. Porque, tenga o no, nuestra acción el éxito que esperamos, la conmoción que originará nos hará adelantar en la senda del triunfo”.
El objetivo de la acción no se logró, sin embargo, la  muerte de los  jóvenes no fue en vano. José Antonio Echeverría,  es un ejemplo para  quienes tenemos el  compromiso de prolongar la misión que realizara el líder estudiantil desde el amor a la vida, el decoro y el valor de aquella  tarde del 13 de marzo de 1957.


Votar por Cuba es...


Hoy es un día histórico porque Cuba convoca. Hoy llama a la unidad de  su  Revolución y su continuidad. Por eso voté  por Cuba, voté  porque mantengamos los derechos  a la vida y para ejercerlos a plenitud. Voté por el futuro de nuestros hijos, por la dignidad, la entereza, por la fuerza de la razón.

Votar por Cuba es otra muestra de apego a mi Revolución y a los líderes históricos. Es reafirmar ante el mundo la democracia de nuestro proceso electoral, que nace justamente en el barrio, porque es el pueblo quién decide el presente y el futuro de nuestra nación.

Votar por Cuba es un privilegio, es votar por los principios éticos y morales, es votar por la vida, por la paz, por la justicia, por la hermandad, por la sensibilidad humana. Y  este acto del sufragio nos hace fuertes, íntegros para poder  decidir por nosotros mismos  el futuro de la Patria con la dignidad heredada de tantas y tantas generaciones  de cubanos.


Votar por Cuba es gritarle a todo el mundo que  avanzamos  y seguiremos   avanzando por el camino de perfeccionar una sociedad construida por  hombres y mujeres. Es gritar que seguiremos defendiendo el futuro de una nación que apuesta  cada día  por un mundo mejor para todos los hombres de la Tierra.

Votar por Cuba es  garantía para que en las asambleas del Poder Popular esté representada toda la sociedad cubana. Es votar por mantener nuestras conquistas sociales, por tener la educación y la salud garantizada, sin distinción de raza, sexo, creencias religiosas o filiaciones políticas. 

Votar por Cuba es  asegurarnos de que  jamás retornen a la Isla la  corrupción, los desalojos, el robo, para que se nos devuelva el territorio ilegal de la Base Naval yanqui ubicada en Guantánamo, para que se acabe el bloqueo.  Por eso hoy voté por Cuba.

Elecciones en Cuba: ejercicio de pueblo, derecho constitucional y deber cívico

A solo unas horas del 11 de marzo,  más de ocho millones de cubanos iremos a las urnas para elegir a los diputados a la Asamblea Nacional del Poder Popular y los delegados a las Asambleas Provinciales. Ese momento será un ejercicio de democracia participativa y el reflejo de la unidad del pueblo en torno a la Revolución y al socialismo que defendemos.

Las elecciones en Cuba tienen como protagonistas al pueblo, que es quien nomina desde cada comunidad al mérito, al compromiso, al valor.  De hecho, aparecen en las boletas personas del barrio, de centros laborales y organizaciones de masas a todos los niveles, todos con una excelente trayectoria.


Cada cubano mayor de 16 años de edad, tiene derecho a votar, a proponer y nominar, a ser propuesto y a ser nominado.  El proceso electoral cubano se caracteriza por un diálogo sincero y cara a cara entre los candidatos y el pueblo.

Por tanto, en nuestro país,  votamos porque somos y seremos un pueblo en Revolución que gobierna y conduce su destino, un pueblo donde las urnas están custodiadas por pioneros y este hecho, da tranquilidad del suceso, y lo convierte en autoridad electoral.


Estas elecciones, son las primeras después de la desaparición física del Comandante en Jefe Fidel Castro. Sin embargo, su presencia histórica nos acompañará por  toda Cuba, para mantener la unidad por todos y para el bien de todos que como dijera nuestro héroe nacional José Martí.


El voto es un derecho y un deber. Mañana frente a las urnas, ratifiquemos nuestro compromiso con el futuro del país y será la garantía de seguir manteniendo los sueños de hombres y mujeres que, al precio de sus vidas, fraguaron la sociedad que hoy disfrutamos.

Radio Rebelde: la voz de la Sierra


 "...Aquí Radio Rebelde, la voz de la Sierra Maestra, transmitiendo para toda Cuba en la banda de 20 metros diariamente a las 5 de la tarde y 9 de la noche, desde nuestro campamento rebelde en las lomas de Oriente...."

El 24 de febrero de 1958 sale al aire por vez primera y en el fragor del combate por la definitiva liberación de Cuba, la emisora Radio Rebelde,  fundada por el Comandante Ernesto Che Guevara, en el sitio Pata de la Mesa ubicado en la zona de Altos de Conrado, en la Sierra Maestra.

A mediados de abril y por instrucciones de Fidel Castro, la planta radial fue trasladada hacia la Comandancia General del Ejército Rebelde, en La Plata, municipio de Bartolomé Masó, en Santiago de Cuba, porque allí se hallaba en una zona distante de donde estaba el grueso del ejército rebelde.


Diseñada para informar a Cuba y el mundo, lo ocurrido en los territorios donde operaba el Ejército Rebelde, liderado por el Comandante Fidel Castro, en su primera audición, la emisora ofreció un editorial dedicado al 24 de febrero de 1895. Luego se convirtió en un arma al servicio de la Revolución y un instrumento de la lucha ideológica.


Desde su fundación, Radio Rebelde ha estado en cada tarea del proceso revolucionario del país. Con su voz, llega a todos los rincones de nuestra geografía con un mensaje educativo, con la dramatización de la Historia  de Cuba, en las competencias deportivas,  eventos culturales y siempre orientando al pueblo desde los acontecimientos sociales, hasta el impacto de los fenómenos naturales y meteorológicos.


La señal de Radio Rebelde era la prolongación del periodismo iniciado por José Martí en “Patria” y ha seguido durante años toda la obra de la Revolución. Transmite durante 24 horas del día y goza de una programación esencialmente informativa, con un por ciento de sus entregas a la transmisión de eventos deportivos nacionales e internacionales,  en vivo o de manera diferida.


La emisora que nació en la Sierra Maestra sigue alzando la bandera libertaria como hace 60 años desde los Altos de Conrado.  La planta radial, surca el éter para llevar la voz de Cuba fuera de sus fronteras, a través de sus corresponsales y con presencia del audio en vivo por Internet.


Son muchas las misiones de esta emisora para acompañar al Partido, el Gobierno y a sus máximos líderes, quienes han tenido en Radio Rebelde,  una trinchera para preservar a la Revolución y con ello, hacer frente a las campañas mediáticas. Esta es la razón por la cual Cuba necesitaba de una radio que dijera la verdad de lo que ocurría en el campo de batalla y estuviera siempre con su pueblo para decir: "...Aquí Radio Rebelde"...