Ramón López Peña: ejemplar entre ejemplares

Ramón López Peña, primer mártir de esa unidad de las Fuerzas Armadas Revolucionarias
Guantánamo es la primera trinchera antiimperialista de Cuba en la lucha contra el imperialismo que pretende dirigir el destino de los pueblos. Y es justo en esta trinchera donde está la Brigada de la Frontera Orden Antonio Maceo, unidad que guarda en su interior, hombres y mujeres dotados de heroísmo, serenidad e inclaudicable firmeza.

Desde el triunfo de la Revolución Cubana, la base naval estadounidense ubicada en el sudeste de Guantánamo, con sus más de 117 kilómetros cuadrados de área, ha sido eje de discordia entre Cuba y Estados Unidos. De hecho, desde hace más de 60 años exigimos al imperio su devolución, pues desde el punto de vista del derecho internacional es una zona ocupada.

El 19 de julio de 1964 se abría otro capítulo en la historia de las agresiones hacia Cuba desde el territorio ilegalmente ocupado. Ese día, disparos procedentes del enclave cegaron la vida al soldado Ramón López Peña, mientras cumplía su deber en la posta 44 de la Brigada de la Frontera.

El horrendo crimen formaba parte de la extensa lista de infamias del imperialismo norteamericano contra nuestro país. A partir de este momento, el joven López Peña se convertía en el primer mártir de esa unidad de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR), vanguardia del sistema defensivo cubano.

¿CÓMO FUE AQUEL 19 DE JULIO 1964?

En el libro A escasos metros del enemigo, de las investigadoras Felipa Suárez y Pilar Quesada, uno de los compañeros de Ramón, Genaro Rodríguez Cruz, testimonió que: “Desde que llegamos fuimos objeto de continuas provocaciones: los marines tiraban piedras, hacían gestos ofensivos y gritaban palabras obscenas.

”Como era domingo, desde temprano estaban emborrachándose. A nuestro lado, el cabo Rolando, jefe de la escuadra, informaba por teléfono todo cuanto iba sucediendo. Yo llevaba una cantimplora llena de café y, jocosamente, porque tenía una sonrisa en el rostro, López Peña dijo: 'Vamos a tomar café que esta gente está jodiendo mucho, hoy va a haber jodedera'.

”Unos minutos más tarde vimos a dos marines tirarse al suelo y disparar hacia nosotros. Las dos primeras ráfagas hicieron un surco delante de los pies de López Peña y del soldado Héctor Pupo. De inmediato, el cabo Rolando nos manda a entrar a la trinchera. Vamos entrando uno a uno, pero siguen los disparos y oigo a mi espalda a uno de los compañeros de guardia que dice: 'Hirieron a uno' , me viro y grito: '¿A quién? ' , y es el propio López Peña quien me responde: 'A mí, yo estoy herido'.

”Venía tambaleándose hacia el sitio seguro de la trinchera cuando se desploma y, ya en el suelo, dice: 'Marines, hijos de puta, me han matado'. Fueron sus últimas palabras. Vimos la gravedad de sus heridas, incluyendo la del proyectil que le atravesó el cuello, y lo acomodamos en el piso, su máscara antigás se la pusimos de almohada. Poco después llegó un sanitario corriendo a campo traviesa y un médico en una ambulancia, pero ya era tarde. Allí mismo el médico reconoció el cuerpo y certificó la muerte de Ramón de López Peña”, culminó Rodríguez Cruz.

Mario Pagés Pérez, otro de los compañeros de Ramón, atestiguó en A escasos metros del enemigo: “Esa noche nadie durmió en el destacamento. Ellos eran muy unidos y derramaron muchas lágrimas de dolor e indignación por el crimen. Hubo que hablarles, explicarles que no podíamos actuar sin órdenes superiores. Estaban que si se les decía: Vamos para allá... no sé qué habría pasado”.

RAMÓN LÓPEZ PEÑA, EL JOVEN SOLDADO

Ramón López Peña era natural de Puerto Padre, Las Tunas, allí residía con su familia. Había nacido en 1946 y desde temprana edad trabajaba en el campo. Estudió solo hasta el sexto grado, debido a que la situación económica familiar era tan difícil que no le permitió continuar sus estudios. Era el mayor de los hermanos de esta humilde familia carbonera.

A los 15 años Ramón se incorpora a las Milicias Nacionales Revolucionarias y poco después ingresa en las FAR. Posteriormente, y debido a su excelente proceder en la División 50, en Mangos de Baraguá, es trasladado a la Brigada de la Frontera, en Guantánamo.

En la unidad, el joven soldado conservó una honorable actitud, participaba en la preparación combativa y en la superación cultural. Era íntegro. Solo había pasado 17 meses y ya era distinguido como ejemplar durante el proceso de ingreso de los soldados a la Unión de Jóvenes Comunistas en las FAR, que comenzó el 15 de julio, cuatro días antes del vil crimen.

EL SEPELIO DEL MÁRTIR

El sepelio de Ramón López Peña estuvo encabezado por el ministro de las FAR, fue una de las más grandes expresiones de duelo popular en Guantánamo. Más de 50 000 ciudadanos expresaron su rechazo y furia ante el atroz crimen que engrosaría la larga lista de ignominias del imperialismo norteamericano contra Cuba.

Eunomia Peña, madre de Ramón y mujer de la estirpe de Mariana Grajales, en el funeral, grabó en la agenda de una reportera de la agencia Prensa Latina: “Yo como madre cubana que he perdido un hijo asesinado por los yanquis pido a las demás madres que sigan la lucha, que no desmayen, que ante un dolor como ese, el enemigo no vea muestra de lágrimas, sino que ocupemos el lugar de nuestro hijo caído, y si es necesario dar la vida por defender la Revolución, la daremos”.

El Ministro de las FAR Raúl Castro Ruz, en el cortejo fúnebre, entregó a Andrés, padre de Ramón, el carné que reconocía a Ramón López Peña como el primer militante de la Unión de Jóvenes Comunistas en las FAR, mientras decretaba en su apasionado discurso: “¡Que viva la paz, pero con los fusiles, cañones y tanques bien engrasados!”.