¿ Mis amigos? Guardados en el corazón


Hace varios días y por razones completamente ajenas a mi voluntad, no publicaba en mi blog y saben?, estaba deseosa de hacerlo, pues este constituye mi espacio para compartir con mis amigos, que blogueros o no , nos queremos tan lindo que compartimos eso que llamamos una gran familia.

Y traigo el tema a colación, por que estoy segura de que recuerdas con añoranza las primeras amistades que tuviste hace algún tiempo en la secundaria, el preuniversitario, la universidad... además de la importancia que tienen los amigos y el papel que desempeñan en la formación de tu personalidad.

La amistad es una de las relaciones humanas más hermosas y se forma a cualquier edad o momento de la vida. Muchas veces aparece para ser el pañuelo de consuelo frente a una pena, o simplemente para convertirmos en consejeras de nuestras propias amigas aunque tengamos tantos problemas como los demás, pero estamos ahí, porque existe el respeto, la simpatía, el cariño, el compañerismo y sobretodo, la tolerancia respecto a la afinidad de pensamientos…

Cuando conocemos a alguien en particular, sentimos algo tan especial que mientras crece este sentimiento, tenemos la certeza de que llegaremos a ser grandes amigos. ¿Cuál es la receta? Conocer a las personas, mirarle a los ojos y escoger... sí, saber escoger.

Muchas personas cultivamos la amistad no sólo con nuestros congéneres, sino también con el sexo opuesto y entiéndame, esto no significa que se está enamorado, para nada. Las relaciones entre compañeros son sumamente importantes y proporcionan las oportunidades necesarias para aprender a escuchar, aconsejar y resolver conflictos en un momento determinado.

Yo tengo muchas amistades y me vanaglorio de decirlo, como también les digo que a todas las adoro, ellas son muy importantes en mi vida y me colman de mucha alegría, esa que a veces me falta cuando estoy deprimida por algún problema. Unas viven tan cerquita de mi que con solo una llamadita me alegran el alma, otras, están lejos pero a su vez tan cerca que con un solo clic, nos roban una sonrisa porque sabemos hasta qué piensa de ti.

Opiniones a un lado sobre el cómo pensemos o reaccionemos en algún momento, entre los amigos debe de existir el respeto de ambas partes para evitar las tan desagradables e innecesarias discusiones y esa amistad que has cultivado, podrás conservarla bajo la llave de tu vida.

De esta manera, ante la misma pregunta que en un momento me hicieran, responderías sin vacilación: ¿Qué dónde llevo a mis amigos?: En el corazón, donde se guardan a las personas especiales.