Viaje de Barack Obama a Cuba: una visita simbólica

Presidente Barack Obama
Fuente: ACN

La visita del presidente Barack Obama a Cuba del 20 al 22 de marzo próximos tiene un marcado carácter simbólico, pues representa la continuidad del proceso hacia la normalización de vínculos entre la Isla y la nación norteña, afirmó el doctor Ernesto Domínguez López, profesor e investigador del Centro de Estudios Hemisféricos y sobre Estados Unidos de la Universidad de La Habana (CEHSEU).

En declaraciones exclusivas a la Agencia Cubana de Noticias, Domínguez señaló que el significado de la visita oficial hay que verla en varios niveles, en primer lugar simbólico, pues representa la del más alto representante de un país,  y es la confirmación del interés por el nuevo camino entre ambas naciones, en medio de las inevitables críticas y debates.

Obama está tratando de avanzar con rapidez, dentro de lo posible, con la intención de dejar consolidados una buena parte de los cambios hacia Cuba antes de dejar la presidencia el año próximo, aseguró.
Dijo el profesor que también es un signo de que las conversaciones más recientes han tenido resultados positivos desde la perspectiva de los dos países.

Esa idea la expresó el propio Obama recientemente cuando afirmó que percibe cambios importantes y favorables en Cuba. Comentó el profesor e investigador de la Universidad de La Habana que muy probablemente eso haya que interpretarlo dentro del interés del presidente norteamericano por construir consenso en la opinión pública en torno al cambio de la política hacia Cuba.

Esta visita puede representar para Obama la consolidación de una parte de su “legado”,  que interesa fundamentalmente a los presidentes y a la prensa, agregó Domínguez, quien no considera que el impacto del tema Cuba sobre la campaña electoral en ese país sea mayor que como ha sido hasta ahora, aunque siempre dará material para algunas declaraciones.

Ahora, en las primarias, el tema Cuba no pesa tanto, quizás en las generales se retome con más fuerza, cuando el candidato republicano trate de utilizar lo hecho por la administración Obama para atacar al demócrata que se presente, especialmente a Hillary Clinton, si ella finalmente resulta ser la nominada, destacó.

Interrogado sobre el costo político de la estancia en La Habana del inquilino de la Casa Blanca, el profesor del CEHSEU aseguró que será prácticamente nulo, pues Obama ya no va a postularse más.
Puede reportar beneficios en términos de legado, pero no creo que sea de gran impacto en el resultado final de las elecciones de noviembre de este año.

Ernesto Domínguez considera que ha observado algunos indicios de que el nuevo contexto de las relaciones entre La Habana y Washington puede ayudar a ganar más votos de los cubanoamericanos en Florida. “Entonces, el cambio de política hacia la Isla y la visita a Cuba, puede ser presentada como un éxito”, concluyó.

La visita de Obama es la primera de un mandatario estadounidense en funciones en 88 años y sucede apenas unos meses después de que la Isla y el país norteño restablecieran relaciones diplomáticas en julio pasado.