En Cuba, se impone un ordenamiento de la economía en el segundo semestre

Fuente: Granma

En estos momentos,  en la actual coyuntura del país, especialmente por la caída de los precios del petróleo y del níquel, así como de los ingresos en general, lo fundamental será evitar afectaciones en el consumo de electricidad del sector residencial, y en general de los servicios básicos a la población.

Así expresó Marino Murillo Jorge, miembro del Buró Político y vicepresidente del Consejo de Ministros, durante su intervención en la Co­misión de Asuntos Económicos de la Asamblea Nacional del Poder Popular, la cual analizó, en su jornada matutina, el cumplimiento del Plan de la Economía durante el primer semestre del 2016.

En el segundo semestre, el país enfrentará restricciones en la economía lo cual conlleva a la toma de un grupo de medidas. No obstante, se mantendrán asegurados los servicios vitales a la población, el equilibrio monetario in­terno —a partir de respaldar con todo lo posible la circulación mercantil minorista—, así como las medidas diseñadas para aumentar la capaci­dad de compra del peso cubano y el programa inver­sionista vinculado al desarrollo futuro de Cuba.

Entre las causas que han tensionado la disponibilidad de divisas del país figuran, según el titular de Economía y Planifica­ción, la caída de los precios del petróleo y el níquel, los incumplimientos de la producción azucarera y de los ingresos previstos en el plan.

Ante esta situación, explicó, resulta imprescindible disminuir los gastos líquidos, al máximo de las posibilidades, y explotar las nume­rosas reservas existentes en los inventarios, pues la economía dispone hoy de 1 200 millones de in­ventarios útiles por encima de los niveles previstos.

Marino Murillo también llamó la atención so­bre los problemas presentados con la disponibilidad de portadores energéticos, coyuntura que exige un estricto ahorro y un uso eficiente de la energía y los combustibles.

“Las disposiciones para enfrentar la actual situación evitarán los apagones a la población y las afectaciones a los servicios básicos”, puntualizó. Sobre el programa inversionista resaltó que se respaldarán aquellas obras vinculadas con el desarrollo futuro del país. También reiteró el respaldo a las medidas tomadas para aumentar la capacidad de compra del peso cubano.

Res­pec­to al impacto de estas, apuntó, se han incrementado las ventas de los productos cuyos precios fueron rebajados: pollo, chícharo, aceite, y arroz, entre otros. En los casos necesarios se ha incrementado la contratación de las importaciones para evitar los desabastecimientos.

Agustín Lage, diputado por Ya­gua­jay, hizo referencia a la importancia de proteger, en la medida de las posibilidades, a las empresas exportadoras. En ese sentido, Marino Murillo subrayó que “en estos momentos, pese a las tensiones, a todos los esquemas con capacidad exportadora se le respaldarán los insumos para que continúen su gestión”.

Esteban Lazo Hernández, miembro del Buró Político y presidente de la Asamblea Nacional, insistió en que aún quedan muchas reservas por explotar en cuanto al ahorro, el control, la eficiencia y el trabajo de los cuadros.

 “Los diputados tienen que ser protagonistas en los debates sobre estos temas, tienen que ser capaces de explicar, de informarle a la gente con claridad sobre los problemas que tenemos y eso, además, es responsabilidad de todos los factores de la sociedad”, concluyó.
 

Al analizar la ejecución del Presupuesto del Estado durante el primer semestre del 2016, Lina Pedraza Rodríguez, ministra de Finanzas y Pre­cios, aseguró que “se han ido cumpliendo las metas previstas”.

No obstante, reconoció que es preciso iden­tificar reservas de ingresos, priorizar los gastos que decidan actividades fundamentales y elevar, sobre todo, el control de los recursos asig­nados. En la etapa, dijo, los ingresos netos alcanzan el 99 %, mientras que los tributarios se sobrecumplen en un 4 %. También se avanza en la presentación de la declaración jurada, pero no así en la veracidad de los montos reportados, pues de las 144 000 declaraciones fiscalizadas, casi el 50 % subdeclaró.

Lina Pedraza comentó, además, que se han aprobado expedientes de subsidios para la compra de materiales de la construcción por un valor ascendente a 491 millones de pesos. 


Los diputados conocieron, igualmente, so­bre la liquidación del Presupuesto del 2015, pe­riodo en el cual el 90 % de los ingresos correspondieron a la empresa estatal socialista, lo que la ratifica, a juicio de la titular de Finanzas y Pre­cios, “como el sostén fundamental para lograr el desarrollo de nuestra sociedad”.