Proyecto de Constitución: un proceso del pueblo y para el pueblo

Cuando el 13 de agosto comience el debate popular del proyecto de Constitución de la República, paso trascendental antes del referendo final, viviremos en todo el país un período importantísimo.

Este proceso a realizarse hasta 15 de noviembre, reflejará la legítima expresión de democracia popular y reafirmará una vez más  el carácter socialista de nuestra Revolución. Por ello es vital que prevalezca la opinión, el análisis, el argumento, la reflexión y el debate para fortaleceremos como ciudadanos para defender nuestros deberes y derechos. 

Una vez que comiencen los debates de la nueva Carta Magna, hay que asumirlo con plena responsabilidad. Como proceso democrático, se ha colocado en manos del pueblo y es justamente esta masa popular,  la que determinará su contenido a través del intercambio en cada espacio de debate.

La ley de leyes, esbozará importantes contenidos desde el punto de vista económico, político, jurídico y social, que regirá el ordenamiento de la sociedad en su conjunto. Por lo tanto, la consulta popular permitirá que los ciudadanos digan sus criterios, sugieran cambios, además de reformular entre nosotros mismos,  la Ley primordial del Gobierno Cubano, y con ello, el destino del país. 

Tal como recalcara Miguel Díaz Canel, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros al finalizar el primer periodo ordinario de sesiones de la IX Legislatura de la Asamblea Nacional, “este ejercicio de participación directa del pueblo adquiere la mayor relevancia política y será un reflejo más de que la Revolución se sustenta en la más genuina democracia”.

Los cubanos estamos seguros de lo que queremos en nuestra sociedad. Por ello la nueva Constitución pretende situar al hombre en medio de los cambios que se establecen en la Isla.  Además, instituye deberes y derechos que como dijera nuestro Apóstol de la Independencia  José Martí, contribuye a que la “ley primera de nuestra República sea el culto de los cubanos a la dignidad plena del hombre”.

Cambiar la Ley de Leyes para tener un Estado y Gobierno más eficaz e innovador es el objetivo de estos intercambios populares.  Ello significará, además,  el progreso de las normas amparadas por la Revolución, legalizadas fielmente en nuestra Constitución, instrumento de defensa de todos los cubanos. Sin embargo, por muy generosa, moderna y acoplada que esté a nuestra realidad esta Carta Magna, su éxito reside en la manera en que cada  ciudadano la respete.