Tu ejemplo nos ilumina, Comandante

Hace 20 años lo conocí y aún lo invoco montado en aquel ómnibus paseando entre niños y jóvenes cubanos y de otros países por la otrora Ciudad de Pioneros José Martí en Tarará, en La Habana, a propósito de la celebración del XI festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes.

Y hoy la noticia llega a mis oídos después de 30 años cargada de leales sentimientos para todos los cubanos. Fidel Castro Ruz, líder de la Revolución Cubana, por su propia voluntad, enuncia su “elemental deber de no aferrarse a cargos y de no aspirar ni aceptar el cargo de Presidente del Consejo de Estado ni el de Comandante en Jefe...” y esta afirmación, no es más que para expresar el incondicional apoyo a quien fuera ejemplo ante el mundo.

Su Proclama del 31 de Julio de 2006, dejaba entonces definido que aún conociendo su estado crítico de salud, le resultaría muy difícil continuar ocupando tamaña responsabilidad. Sin embargo, en estos meses, nuestro Comandante en Jefe nos ha acompañado con sus siempre oportunas Reflexiones.

Pocas veces se tiene la oportunidad de compartir con un líder de tan alta estatura moral y ética como la de Fidel Castro Ruz, y este es un privilegio que tenemos los cubanos, orgullosos de sabernos queridos y cercanos a uno de los grandes hombres de todos los tiempos.

Con tu ejemplo, seguimos enfrascados en la batalla contra la corrupción, en una fuerte campaña por promover el ahorro energético y transformar todo el sistema de generación de energía por mejorar aún más la calidad y eficiencia de nuestros sistemas de educación y de salud.

Ahora, después de 30 años, te pienso no como niña ante tu estatura de gigante, sino a punta de pluma, buscando alguna reflexión, avisando al soldado donde poner la mira. O tal vez estés diseñando un parque de diversiones para los chicos del campo, una escuela casi pegada al mar o simplemente estés en la primera fila ante los desastres naturales… pero estás ahí, con tu pueblo.

A ti, mi Comandante guerrillero, va este mensaje, por ser ejemplo ante el mundo, y a ti, a quien llama la humanidad y le aprieta las manos, tu pueblo te apoya y abraza. Eres, Fidel Castro Ruz, verbo constante del padre nuestro latinoamericano. Eres luz, épica y canción. Eres presente y mañana. Eres precepto y principio. Eres, en suma: Hombre e ideal de lucha.