Parque Nacional Alejandro de Humboldt : Un paraje donde la belleza se hace mágica ( Fotos)



Al norte de Guantánamo y Holguín y dentro del macizo montañoso de Sagua- Nipe - Baracoa, se destaca  el Parque Nacional Alejandro de Humboldt, joya ecológica del mundo e importante área protegida de Cuba declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

El Parque,  uno de mis sitios favoritos de este mi Guantánamo y al que hoy les hago un acercamiento, presenta el más grande remanente de los ecosistemas conservados en la Isla. Atesora el 24 por ciento de las especies de la flora planetaria y la mayor densidad de endémicos. Es uno de los sitios más valiosos para la conservación de la flora endémica en todo el Hemisferio Occidental.

Con unas 70 mil 680 hectáreas de extensión, el Parque constituye uno de los mejores y más completos representantes de los bosques húmedos tropicales insulares del neotrópico y un ejemplo mundial de formaciones vegetales de carácter zonal.

Este ecosistema constituye  a la vista del visitante un juego de montañas, mesetas, llanuras, bahías, ríos y cayos. Adornan sus áreas, más de 900 especies endémicas, de ellas,  25 son aves y de éstas, 18 únicas en el país, así como otras especies de gran valor científico y ecológico como el manatí, la polimita, la cotorra, el tocororo, entre otras.

En este sitio natural, convergen las montañas con los conservados bosques latifolios y pinares; ríos de aguas limpias, cascadas, en un entorno de clima lluvioso y fresco, elementos que catalogan uno de los más extraordinarios y hermosos paisajes de la naturaleza cubana. Es sin lugar a dudas, un paraje donde la belleza se hace mágica.