26 de Julio en Cuba: fuente de inspiración



Fuente: AIN

El asalto al cuartel Moncada en Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1953, marcó un hito en la historia de Cuba y dejó su impronta en la vida de cada cubano. A pocos días del hecho vienen a nuestra mente la heroicidad de los protagonistas, su altruismo, la connotación del hecho, por su trascendencia para con la Patria. 

Aquella acción inspira múltiples tareas en el orden económico, político o social y de manera singular, atrae a compositores y artistas. La primera composición musical dedicada al histórico hecho fue el propio Himno del 26 de Julio, cuya génesis estuvo en los días previos, cuando el líder revolucionario Fidel Castro pidió a Agustín Díaz Cartaya crear una pieza para que acompañara a los asaltantes de los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes.

En entrevista concedida a medios de prensa, su autor explicó que inicialmente intituló Marcha de la Libertad al canto de combate, y tras los asaltos, le cambió una estrofa. La versión definitiva del Himno del 26 de Julio tuvo lugar en febrero de 1957, al ser musicalizado, y desde entonces estuvo presente en las cárceles, acciones combativas y trasmisiones de la emisora Radio Rebelde, desde la Sierra Maestra.

Posterior al triunfo de la Revolución cubana otros creadores han reflejado en sus obras los sentimientos que la gesta del Moncada y su significado para el futuro les sugieren. Carlos Puebla, con su singular manera de tratar los hechos más trascendentes dejó para la posteridad en sus versos: "El Moncada nos mostró/ el camino a recorrer/ y desde aquel alto ejemplo/ para nosotros siempre es 26.

La diva de la canción cubana, Omara Portuondo, dio a conocer en 1967 en el Encuentro de la Canción Política, celebrado ese año en Casa de las Américas, la composición Siempre es 26, de la autoría de Martín Rojas. Su excelente calidad vocal, vastos recursos expresivos y gran versatilidad interpretativa se unieron al lirismo de la obra para crear esa pieza inmortal.

En los años siguientes el trovador Noel Incola, al cantarle al significado del histórico hecho, dijo: "Hay un almanaque lleno de días 26", en tanto Silvio Rodríguez, en otra de sus creaciones, escribió: "Cada quien tiene su Moncada".

El propio grupo Moncada , según ha explicado su director Jorge Gómez, resumió el suceso de que la fecha del 26 de julio se espera con festejos, como el día más feliz de la patria... para regalarnos en una de sus canciones el estribillo: \"¡El 26 es el día más alegre de la historia!\"... Formas de hacer y decir de generaciones diferentes, que traslucen un mensaje común, pues el asalto a los cuarteles Moncada y Carlos Manuel de Céspedes, el 26 de julio de 1953, es fuente de inspiración permanente para los cubanos.