Blogueros de Oriente: Un encuentro para multiplicar ideas

De izquierda a derecha los blogueros  Lilibeth Alfonso, Miguelito Noa, Arlín Alberti, Raisa Martín, Arnaldo Vargas,  Reinaldo Cedeño y Luis Ernesto Ruiz  Foto: Yasel Toledo/Visión desde Cuba.

Desde Guantánamo: abajo el blogocentrismo ( +Fotos )  
Revoltosos en Guantánamo
En Guantánamo, Encuentro regional de blogueros de la zona Oriental ( Video )

Durante esta semana Guantánamo olía a blogs, redes sociales, medios alternativos... Y es que los días 13 y 14 se desarrolló en esta ciudad, la más oriental de Cuba, el evento  de blogueros del oriente de Cuba que más que un encuentro devino espacio para multiplicar ideas en aras de un trabajo cada vez mejor en estos espacios virtuales.

Hasta la ciudad del Guaso  llegaron colegas de Las Tunas, Holguín, Santiago de Cuba,  Granma y hasta de La Habana,  quienes juntos a los de Guantánamo, compartieron dos jornadas verdaderamente gratificante en todos los sentidos. Fue muy lindo tenerlos acá, salir detrás de la @ para compartir, para conversar, para hacernos fotos, bailar...

Para algunos de mis colegas, venir hasta esta tierra erigida entre el mar y la montaña era un sueño, en tanto, otros tenían esta visita  pendientes, sin embargo, para los guantanameros fue una puerta más a la amistad, al conocimiento, a la sabiduría, un momento para reflexionar en cuanto habíamos hecho y más que eso, cuanto más nos falta por hacer.

Les agradezco a todos los colegas por haber compartido estas dos jornadas en mi tierra. Gracias a Berthica, Anita, Yosbel, a Hidelfonso  por permitirme compartir juntos la tarde del viernes, gracias por permitirnos caminar  los alrededores del parque José Martí, por caminar hasta la esquina de la Edad de Oro y por tomarnos juntos ese rico café oriental. 

Gracias además a quienes bebieron el rico chocolate guantanamero, disfrutaron del sabroso cucurucho, a los que bailaron y compartieron en la Casa de la Trova Benito Odio, a quienes disfrutaron de la Compañía Lírica de nuestra provincia.  Gracias a quienes fueron acogidos en la Casa Natal de nuestro Periquito Pérez y a los que conocieron y descansaron en los bancos de mi parque José Martí, sitio donde brota la historia, la cultura y a su vez, cómplice para tantos enamorados.

Y aunque  mi amigo Luis Ernesto de Holguín, no pudo degustar de la rica pizza en La Veneciana, sé que en otro momento será, ya habrán otras oportunidades, de eso, estoy completamente segura. Una vez más, gracias a todos, mi Guantánamo está abierto a recibirlos nuevamente...