Exuberante flora y fauna


En los predios del Parque Nacional Alejandro de Humbolt, abunda cerca de un millar de especies de la flora, la tercera parte de las reportadas en Cuba y muchas únicas de esta zona, representativas de los bosques pluviales de la región caribeña.
El área presenta increíble riqueza florística. No solo es uno de los sitios de mayor diversidad vegetal del archipiélago cubano, sino probablemente de todo el Caribe insular y el mundo.
Han sido identificadas más de 1000 especies de plantas con flores y cerca de 145 helechos. Son endémicas alrededor de 900, lo que equivale a la tercera parte de las reportadas en Cuba.
La fauna también se caracteriza por su abundancia, diversidad y endemismo. Los bosques de la región constituyen refugios de una gran variedad de especies, tanto de vertebrados como invertebrados.
Entre las aves se destaca la presencia de abundantes poblaciones de cotorras (Amazona leucocephala ) y cateyes (Aratinga euops); ambas especies consideradas como amenazadas. Sin embargo otras aves existentes en el parque presentan situaciones muy críticas, como el Carpintero Real (Campephilus principalis bairdi), posiblemente extinguido y el Gavilán Caguarero (Chondrohierax wilsoni), especie endémica cuyas poblaciones se han reducido tanto que quizás solo queden unas pocas parejas.
Entre muchas otras aves, el Tocororo (Priotelus temnurus) conocida como el ave nacional, la Cartacuba (Todus multicolor) y el Carpintero Verde (Xiphidiopicus percussus), son especies exclusivas de nuestro país que amenizan el paisaje del parque con sus atractivos colores y cantos.