Soldados de primera fila

No saben cuántas veces mi madre me ha preguntado por qué tengo que trabajar el día feriado o un domingo mientras otros descansan, y siempre contesto lo mismo: "El periodista trabaja con la noticia”. Y ella no es la única, mis amistades también quieren saber cómo es una redacción y ¿qué hace un redactor de mesa, corrector, diseñador, o un editor?

Para la mayoría de los lectores, es fácil reconocer el trabajo de los periodistas y foto reporteros que día a día salen a la calle a entrevistar, averiguar o investigar algún tema de interés. De manera que el trabajo de los editores, redactores de mesa, correctores, diseñadores, muchas veces pasa por alto, sin saber que sobre ellos recae una responsabilidad enorme y casi siempre queda en el anonimato, más allá de proponer ideas magníficas para completar una determinada historia.

Gracias a la precisión de los editores y correctores que están al tanto de incongruencias en sintaxis, de datos errados, muchos de ustedes pueden leer las páginas de nuestro periódico sin errores y amenamente.
Para que conozcan más sobre nuestro trabajo, les cuento que en muchas ocasiones laboramos a partir de las decenas de llamadas telefónicas de lectores y funcionarios que anuncian cuantas conferencias de prensa aparece en el sector, además del trajín diario de la redacción de cualquier medio de prensa.

Otro de los capítulos que los editores, redactor de mesa y correctores viven con preciado esmero es la hora de cierre, y se vive con tal envergadura que en ocasiones, hasta amerita a la hora de la partida cambiar algún material para colocar otro solicitado por el Editor jefe. Sucede que una página puede estar lista en plana, con sus trabajos ya corregidos, sus fotos, un diseño armónico y los llamados preparados, cuando de repente, ocurre algún hecho noticioso en la provincia, entonces en ese momento la página hecha pasa al olvido para ofrecer al lector una historia más relevante.

Estas líneas, no son más que para felicitar no sólo a mis compañeros periodistas que día a día y con mucha profesionalidad, siguen la noticia en la calle, sino también a aquellos que se esmeran hasta entrada la noche o la madrugada para que al otro día se publique un periódico con títulos creativos, historias hilvanadas de forma coherente, un diseño ameno y, especialmente, sin las desagradables “erratas”.

También me gustaría valorar el trabajo anónimo de los periodistas que laboran a diario en la Internet. A ellos, mis respetos por su dedicación para que los cibernautas se mantengan informados minuto a minuto a cerca de la realidad local, de Cuba y el mundo. A todos ellos y demás colegas de la redacción, del periódico Venceremos, todos soldados de primera fila… ¡Felicidades por el Festival Provincial de la Prensa Escrita!