Jóvenes cubanos frente a las urnas: Un reto seguro


Dicen que recordar es volver a vivir y es lo que pretendo con estas líneas. Hace unos días los vi cuando iba para el trabajo, ya no son aquellos amiguitos de primaria que juntos custodiaban las urnas durante las elecciones, iban juntos al ensayo de coro con la profesora Tusy y participaban en los Concursos de Música Infantil Vocecitas de Cristal.

Cuántos lindos recuerdos llegaron a mi mente, la preparación de los uniformes, los días de ensayo, las saliditas al parque... sin embargo, hoy muchas de aquellas caritas han cambiado, ya Claudia, mi hija, tiene 17 años, y, al igual que Lazarito, Lisandra, Camila, Roberto y Zahay, se encuentran entre los 13 mil 662 jóvenes guantanameros que ejercerán por primera vez en los comicios parciales convocados por el Consejo de Estado el día 25 de abril.

Al verlos solo pensaba y pienso todavía en la felicidad e inquietudes que tienen por lo novedoso, las mismas que tuve cuando estudiaba el décimo grado y ejercí por primera vez mi derecho al sufragio como ciudadana cubana, qué orgullo tan grande, entonces mis propias compañeras eran las candidatas a delegadas.

Ahora pienso que estos jovencitos tienen ante sí un desafío: elegirán a hombres, mujeres, blancos, negros, jóvenes, de cualquier edad, con formación profesional, trabajadores del campo, profesores, estudiantes…, pero con las cualidades personales que les permiten ganarse la confianza y el reconocimiento de cada elector de sus circunscripciones.

Se avecina un día importante. Este 25 de abril se ofrecerá la oportunidad a todos los jóvenes cubanos de mostrar la transparencia, el protagonismo, la conciencia y el compromiso con los destinos del Pueblo para con la Patria, entonces con el voto de Claudia, Lazarito, Lisandra, Camila, Roberto, Gretchen y Zahay, se demostrará que en estas elecciones, se impone la transparencia de un proceso de virtudes, méritos y capacidades.