Los Cinco: Doce años de sacrificio y auténtico estoicismo


El doce de septiembre René, Ramón, Antonio, Gerardo y Fernando, cumplen doce años de injusto encierro en cárceles norteamericanas, por luchar contra el terrorismo. Sin embargo, la verdad y la razón se imponen, la solidaridad internacional crece cada día más a favor de los hermanos cubanos.

¿Hasta cuándo la espera?, es la pregunta que nos hacemos dentro y fuera de Cuba. Pero la firmeza se multiplica y cada vez, suman más los aliados. La lucha por la liberación de nuestros Cinco compatriotas se multiplica hoy. Millones de voces de todo el orbe, se unen cada vez más para reclamar su liberación. Seguiremos librando este combate hasta que la verdad prevalezca y regresen a la Patria.

Los Cinco, fueron apresados desde 1998, por el simple hecho de penetrar agrupaciones terroristas asentadas en Miami. Con sus misiones, consiguieron impedir la realización de actos criminales contra Cuba, orquestadas por grupos terroristas que, con total arbitrariedad, existen en el estado norteamericano de La Florida.

Doce años de injusto encierro en los Estados Unidos y separado de sus familiares, sufren los Cinco. Y este hecho, deviene una indudable vergüenza para la justicia del gobierno de los Estados Unidos, país que pretende dar lecciones al mundo en materia de defensa de los derechos humanos.

Estamos emplazados a romper el muro del silencio. Somos amantes de la verdad, la justicia y la Paz, por tal razón, insistimos en que la verdad saldrá hacia delante y el triunfo definitivo, residirá en seguir sumando personas y grupos de solidaridad con la causa hasta lograr la victoria que representa el regreso a la Patria.

La lucha no debe acabar. Desde hace varios días, se desarrollan en el mundo actos y manifestaciones con motivo de este aniversario de su encierro. El reclamo hacia los Cinco, ha escalado ya las más altas montañas de Cuba, Perú, Ecuador y el País Vasco. Y tendrá que subir más, pues nunca será suficiente la altura que sea para lograr se haga justicia y los Cinco regresen a la Patria.

La historia de Gerardo, René, Antonio, Fernando y Ramón, es sinónimo de sacrificio y auténtico estoicismo en medio de este absurdo proceso manipulado. Unámonos cada vez más en la lucha internacional por la liberación de estos cubanos dignos. No podemos cansarnos. A doce años de injusto encierro, la verdad debe de salir adelante.