La lucha por la Paz: Un desafío imperioso de la humanidad

Desde el año 2002, la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, decidió que cada 21 de septiembre, se celebraría el Día Internacional de la Paz, para fomentar a las naciones y pueblos del mundo a cesar las diferencias y fortalecer los ideales de amistad.

Luchar por la paz, significa prepararnos para defenderla en cualquier momento. Significa que los millones de habitantes de la tierra, se sumen a esta cruzada gigante para salvar a la humanidad, única manera de disfrutar del precioso derecho de vivir y luchar por ella.

En Cuba, al igual que en el resto del mundo, la lucha por la paz mundial es esencial para advertir a la humanidad de los conflictos mediante el diálogo y la negociación. También para proteger y respetar los derechos humanos, luchar contra toda forma de discriminación, promover los principios democráticos, luchar contra la pobreza y proteger nuestro medio ambiente.

La victoria está en ganar la paz, afirmó nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro el pasado 3 de septiembre en la escalinata de la Universidad de La Habana. “Necesitamos vivir en paz en un planeta que cada día es menos seguro y que tiene que enfrentar dos grandes desafíos: la consolidación de la paz mundial y el Cambio Climático. Es un error creer que la paz se consigue con la guerra, pues la paz con la paz se paga” - alegó Fidel.

El reto está planteado. La paz Mundial es un deber de toda la humanidad, sin importar ciudadanía, raza o religión, por lo que está en nuestras manos defenderla y sobre todo, conservarla. Demos el primer paso. La lucha por la Paz es y será siempre un desafío imperioso de la humanidad.