Violencia contra la Mujer: Violación de los derechos humanos


Odalis, uno de los personajes de la telenovela cubana Bajo el mismo Sol, que transmite la televisión cubana en el espacio de los lunes, miércoles y viernes en el horario nocturno, sufre en su propia piel de los maltratos y humillaciones que le facilita su esposo.

Ofensas, gritos, agresiones verbales, físicas…,  han calado en la piel de esta madre y mujer a tal punto que ni ella misma sabe qué hacer con su vida. Es que sin proponérselo, ella se ha convertido  en víctima de la Violencia contra la Mujer, devenida violación de los derechos humanos.

Resultado de esta violencia, las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal, las "mariposas inolvidables", fueron asesinadas un 25 de noviembre de 1960 por orden del dictador Rafael Leónidas Trujillo. Por tal motivo desde el 17 de diciembre de 1999, através de la resolución 54/134, la Asamblea General ha declarado esta fecha como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

Con esta celebración, se insta a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales a que organicen en ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto al problema de la violencia contra la mujer.

Cuba se inserta en este contexto de lucha a favor de la Mujer desde el Primero de enero de 1959, cuando comenzó un trabajo de prevención y atención a la violencia intrafamiliar. Para ello, se ha establecido un trabajo con la Federación de Mujeres Cubanas y otras entidades en aras de divulgar materiales informativos para enfrentar este flagelo.

La licencia de Maternidad gratificada hasta un año renovada desde el año 2003, es una de los beneficios de los que goza la mujer cubana. El derecho a ejercer el voto y la posibilidad de elegir y ser elegidas como posibles Candidatas a delegadas a las Asambleas del Gobierno a instancias municipales, provinciales y nacionales, es otra de las posibilidades que tiene la mujer cubana.

La lucha por alcanzar la igualdad y eliminar categóricamente la violencia contra las mujeres en el mundo no puede cesar. Por lo tanto, hagamos un llamado a nivel mundial para que cese la violencia contra las mujeres.

Al igual que los hombres, las damas  tienen necesidad del disfrute de sus derechos civiles, económicos, políticos, culturales…, y esto sucede porque todas las mujeres al igual que Odalis y las "mariposas inolvidables”, son dueñas de una obra que lleva por siempre su vitalidad y ternura.