Federadas cubanas: Artesanas de la Revolución

Unas en el anominato, otras, a la luz pública, sin embargo, todas edifican y combaten con todo el amor que las define a todas, pertenecientes a la Federación de Mujeres Cubanas, organización que este 23 de agosto cumple 52 años y concentra a todas las que aman, ríen, sufren, trabajan y escriben hermosas páginas de historias de vidas. 

Son gigantes gigantes porque la fuerza que guardan en su pecho rebelde, la definen. Sinónimo de ternura, delicadeza y amor sin límites, la mujer, formó parte del primer escalón de los éxitos y conquistas sociales inmersas en el cumplimiento de su responsabilidad para con la Revolución Cubana.

Educadoras,  profesoras, milicianas, constructoras, doctoras,  periodistas, soldados de la brigada de la frontera, diputadas, amas de casa, federadas todas y artesanas de la Revolución, son mujeres que llevan dentro la energía que sostiene, impulsa y ensancha el corazón de todo ser humano.

Sin la presencia de la mujer, la obra infinita de la Revolución no habría sido posible, no ha habido logro científico, cultural y deportivo, aporte a la defensa de la Patria donde no conste la apasionada y patriótica mujer cubana, por que estás en el aire, en el humo, en el canto… con los emociones a flor de piel, donde más te necesitan.

Mujer que cada día construyes y amas, mujer delicada y fiera a la vez, con  tu presencia, haces de la vida cotidiana, una constante Revolución. Y esto sucede porque lo vale un gesto o una sonrisa,  para que aparezcan con las manos extendidas, la palabra precisa y el consuelo vital que renueva.

Eres indetenible, valiente, enérgica, suave. Hay mucha fuerza y valor en tu piel. Ejemplos de Mariana, Haydée, Melba, Celia, Vilma... has dejado una huella inquebrantable que hoy llena todos los espacios y te transforma en ama de casa, madre, esposa, trabajadora y amiga, federada cubana.