Mi Guantánamo... el verdadero

"Es necesario presionar para que se retire del territorio cubano, que es libre y soberano, el enclave, para bien de las personas que viven en Guantánamo, que son buenas y no se merecen vivir con la presión de una base militar”. Así expresó Ramsey Clark, ex fiscal general de Estados Unidos durante la administración de Lyndon Jonson, en el III Seminario Internacional por la Paz y la Abolición de las Bases Militares Extranjeras que desde este lunes se realiza en esta oriental ciudad.

Y este no solo es el consenso de Clark, estoy completamente segura de que ese es el de la mayoría los seminaristas que están de visita en Guantánamo, ciudad de aproximadamente 500 mil habitantes y que discrepa mucho de la Ilegal Base Naval Yanqui, territorio desde hace más de un siglo ocupa el gobierno de los Estados Unidos en nuestro país.


Caracteriza a esta ciudad, sus  calles rectas que invitan al transeúnte a caminar por una urbe que aún posee las casas más antiguas con horcones de madera rolliza, techos de zinc o tejas de barro y amplios portales, detalles que recuerdan la época en que por ordenanza de la corona española se propagaban los negocios y con ello, el progreso de la Villa de Santa Catalina de Guantánamo.

Mi Guantánamo, el verdadero, posee varias exclusividades naturales,  por ejemplo, el Yunque Baracoa, los Monitongos de Hatibonico, las terrazas marinas de Maisí, los cocoteros de dos troncos, las Polimitas, la rana Iberia, considera entre las más pequeñas del mundo y Zoológico de Piedra, único de su tipo en el orbe.


Entre otros, son hijos ilustres de esta tierra María Caridad Colón, primera campeona olímpica de Centroamérica en lanzamiento de jabalina, Arnaldo Tamayo Méndez, quien situó el nombre de Guantánamo en el cosmos, y la ingeniera Irania Martínez García, heroína de la cadena norteamericana CNN, que hizo de un basural de la capital guantanamera un lugar donde lo inimaginable se recicla.

Esta es la gente que muestra mi Guantánamo, ciudad que para algunos, es el fin de la Isla, para otros, el comienzo. Sin embargo, cola o cabeza del caimán, mi provincia es la única del país, que posee un desimidesierto y otras singularidades geográficas e históricas que la distinguen, y es además, una tierra de gente linda que luchan,  crean, sueñan y construyen en este Guantánamo, mi Guantánamo.