Periodista: El mejor oficio del mundo



“Dar cobertura a la Cumbre de la CELAC es un alto compromiso como cubana, como guantanamera, como revolucionaria que soy”, le dije a una compañera en una entrevista que me realizara hace ya casi dos meses. Y realmente es así, ser periodista es tener un alto compromiso con uno mismo, además, y esto no lo digo yo, constituye  un sacerdocio, donde el ropaje, no se lo quita y lo coloca en la percha cuando llega al hogar, o mientras disfruta de merecidas vacaciones, porque el reportero vive y trabaja con la noticia.
 

Para la mayoría de los lectores, oyentes y televidentes, es fácil reconocer el trabajo de los periodistas, fotógrafos, camarógrafos, luminotécnicos, que día a día salen a la calle a entrevistar o investigar algún tema de interés. Sin embargo, queda tras ese escenario la labor de los editores, sonidistas, redactores de mesa, correctores y diseñadores… sobre quienes recae una responsabilidad enorme en aras de hacer un trabajo cada vez más cerca de lo que necesita nuestro pueblo.
 

Hoy me gustaría agasajar además, a quienes trabajan  en los medios digitales para que los cibernautas se mantengan informados acerca de la realidad local, de Cuba y el mundo. Felicito además, a todos mis compañeros de la prensa guantanamera, profesionales que día a día siguen la noticia en la calle y a quienes nos entregan un periódico con títulos creativos, historias hilvanadas y un diseño ameno.


A todos quienes comprenden, al igual que yo, el significado de este trabajo, que al decir del Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez: … “  Nadie que no lo haya vivido puede concebir siquiera lo que es el pálpito sobrenatural de la noticia... Nadie que no haya nacido para eso y esté dispuesto a vivir sólo para eso podría persistir en un oficio tan incomprensible y voraz, cuya obra se acaba después de cada noticia, como si fuera para siempre, pero que no concede un instante de paz mientras no vuelve a empezar con más ardor que nunca en el minuto siguiente", va este agasajo en el Día de la Prensa Cubana.


Y este noble compromiso, es reconocido también por los nuevos periodistas cubanos recién egresados  de las Altas Casas de Estudios, que comprenden, al igual que yo, el significado que tiene nuestro  trabajo, que no dejamos cuando salimos de la redacción y al que doy gracias todos los días, por ejercer “el mejor oficio del mundo”. Muchas felicidades a todos!!!…