Celia: eternamente una Flor



El 9 de mayo de 1920, llega al mundo en Media Luna, Granma, nuestra Celia Sánchez Manduley. De su padre, heredó la fortaleza de carácter, la tenacidad la pureza de intenciones; la sensibilidad patriótica y política, en tanto de su madre, tomó la extrema delicadeza.
 
Latido perenne en el quehacer incesante del pueblo y revolucionaria cabal, Celia Sánchez, la combatiente del llano y de la Sierra, fue la principal promotora de la creación del pelotón femenino "Mariana Grajales" y por siempre reclamó su lugar con dulzura, confianza y lealtad hacia Cuba y Fidel.
 

Participó en los preparativos del desembarco del Granma en la provincia de Oriente y organizó a los campesinos de la zona para que le ofrecieran apoyo a los expedicionarios. Basta citar las palabras de Armando Hart Dávalos para medir la dimensión de esta intachable mujer, cuando expresó que será imposible escribir la historia de Fidel Castro, sin reflejar a la vez la vida de Celia. 

Fue una de las primeras mujeres en empuñar las armas y fue por esos principios que, bajo los seudónimos de Norma, Carmen, Liliana y Caridad, integró el Movimiento 26 de Julio y contribuyó a las acciones revolucionarias contra Fulgencio Batista y sus esbirros. Era, al decir de Armando Hart Dávalos " la fibra más íntima y querida de la Revolución Cubana.
 
El aroma de aquella flor silvestre, el arrojo y belleza natural, definían los rasgos de su personalidad. Era además, intolerante ante el menor rasgo de debilidad, hacendosa como una hormiga y poseía una inmensa capacidad para dormir poco y despertar con total energía para seguir adelante.


Celia, hoy hubieras cumplido 95 años y es tan fuerte su presencia que parece estarla viándola por todas partes con su caminar inquieto, su dulce sonrisa, su modestia, su exigencia implacable, su humanismo tan dulce y sobre todo, su lealtad ilimitada hacia Fidel y en la defensa de los principios éticos e ideológicos de nuestra Revolución, su Revolución.