A todos, amigos míos, les deseo un nuevo año lleno mucho amor, paz y felicidad

Se acerca  el último día de diciembre y desde hace días, respiramos aires de festejos. En unas horas abrimos las puertas al 2016, un año más de vida, de esfuerzos, de luchas, un verdadero regalo, un momento para desear a nuestros amigos, familiares y compañeros amor, paz  y felicidad.

Como es tradición, este día 31 de diciembre  las familias se reúnen para festejar con sus seres queridos, con sus amigos... Cuando llega las 12 de la noche, en espera del 1ro de enero,   la gente sale a las calles para compartir brindis, abrazos y apretones de manos con los vecinos y amigos. 

Unos derraman un cubo de agua en las afueras de su hogar, otros ruedan un coco por toda la casa, otros salen a la calle con una maleta en augurio de algún viaje… No falta el beso y abrazo a la persona más querida, tampoco las llamadas telefónicas o el envío de mensajes  a quienes amamos y no se encuentren junto a nosotros para compartir la velada.

Hoy compartimos con los amigos y familiares nuestros logros alcanzados, lo que nos faltó por hacer, el nuevo amor que llegó a tu vida, los buenos y malos momentos que pasamos. Pero sobre todo, nos hacemos el propósito de que este nuevo año  será una oportunidad para convertir la vida, el hogar, el trabajo o la relación de pareja, en algo diferente.

También los hay quienes el primer día del año, dirían: “En mi hogar, seré un hombre o una mujer diferente, un mejor padre o madre, le daré más alegría a mi vida o sencillamente: “seré diferente en mi trabajo, le daré otro estilo y otro color a mi vida. No importa lo que pidas  o cuál sea tu propósito, pídelo cuando el nuevo año toque a tu puerta.
 
Ahora comienza  el 2016, un nuevo año de retos, por ello queremos desear lo mejor a todos nuestros amigos y familiares. También agradecer a quienes nos han querido, nos han comprendido y nos han ayudado en los buenos y difíciles momentos. A todos,  mis amigos, les deseo un nuevo año lleno mucho amor, salud y felicidad