Mostrando entradas con la etiqueta democracia. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta democracia. Mostrar todas las entradas

Elecciones en #Cuba: Una cita con la democracia




Este domingo 19 de abril, cuando más de ocho millones de cubanas y cubanos estemos frente a las urnas, para elegir  a los delegados  de las Asambleas Municipales del Poder Popular, quienes estamos acostumbrados a este ejercicio y otros que lo hacen por vez primera al arribar a 16 años, quizás no entiendan por qué Cuba se ha convertido en blanco de acusaciones en torno a su sistema político y a las elecciones, verdadero ejercicio de democracia.

Tampoco pueden comprender el porqué de tan alta asistencia popular en el proceso, sin que medie dinero alguno. Me pregunto ¿quiénes obligan a los vecinos en el barrio a participar en las asambleas y a proponer directamente a los candidatos?, ¿quiénes a elegir a quienes deseen por su propia voluntad?
Para este proceso democrático, los vecinos en el barrio propusieron a sus representantes en las Asambleas de base en cada circunscripción, y los propusieron porque conocen de su quehacer cotidiano, su espíritu de sacrificio y moral revolucionaria.  

En ninguno de los casos despuntaron entre los nominados la tenencia de dinero, ni de propiedades particulares, sino el mérito, las virtudes, la dignidad y la capacidad para representar a su pueblo en un proceso de total transparencia.

Cada cubano mayor de 16 años de edad, tiene derecho a ejercer el sufragio, a proponer y nominar, a ser propuesto, a ser nominado. Para ello no tiene necesariamente que militar en las filas de la Unión de Jóvenes Comunistas ni en las del Partido, tampoco tiene que tener un título universitario, solo tiene que ser, sencillamente un ciudadano cubano.


Hoy todos los cubanos tenemos una cita con la democracia. Por ello, el voto que ofrecerán hoy los más de ocho millones de cubanos por su candidato, vale. La decisión que tomemos con la cruz que marquemos en la boleta, es muestra de que hacer mejor nuestro sistema social y económico, es también hacer mejor nuestro sistema político, nuestra democracia y, por ende,  toda la obra de nuestro Socialismo.


Las elecciones en Cuba, es la oportunidad para que todos los cubanos escalemos un paso más en el pleno ejercicio del derecho ciudadano. Por lo tanto, marquemos con una  X a nuestro candidato con la mayor responsabilidad, como quien está decidiendo el presente y futuro del barrio y del municipio. Con ello, demostremos una vez más que con las elecciones en Cuba es un ejercicio del pueblo.

Un domingo diferente para Iracema


Por: Yanela González y Raisa Martín

El domingo fue completamente diferente para la guantanamera Iracema Hernández Martínez, de 16 años, quien es parte de los más de 13 mil jóvenes guantanameros que asistieron por primera vez a las urnas, este 25 de abril en los comicios parciales convocados por el Consejo de Estado, para elegir a los delegados que nos representarán en las Asambleas Municipales del Poder Popular.

“Me levanté bien tempranito para estar entre las primeras en votar”- expresa con firmeza la joven, mientras repasa junto a su abuela, Nancy Destrade, algunas reflexiones del Comandante en Jefe, Fidel Castro, sobre el proceso electoral cubano.

Para que jóvenes como Iracema pudieran ejercer su derecho al voto, sin ningún contratiempo, se ultimaron los detalles en los colegios electorales de la provincia de Guantánamo como el No 4, ubicado en la escuela Félix Varela, perteneciente a la circunscripción 36, del área centro en la ciudad capital.

“Esos jóvenes que votaron por primera vez- explica Sayuri Ponz, Presidenta de la mesa electoral- recibieron las nociones precisas sobre los pasos a seguir en el momento de la votación, les enseñamos que sólo deben marcar una equis por un único candidato, de lo contrario se invalida la boleta, y aunque su decisión es muy personal, les hemos orientado sobre la importancia de elegir al más capaz y con más méritos para ser delegado a la Asamblea Municipal del Poder Popular.

Iracema, quien ya cumplió los 16 el pasado mes de diciembre, adelanta sus tareas escolares, ayuda a su abuela en las labores del hogar y deja todo listo para que mañana nada demore su presencia frente a las urnas. “Saber que mi voto cuenta, me hace sentir más adulta, más madura y, sobre todo, más comprometida con mi país y su futuro”- expresa la joven, visiblemente emocionada.

Los jóvenes que como Iracema votaron por vez primera, acudieron a las urnas como electores, para contribuir a consolidar la democracia socialista al elegir a los mejores y más capaces para que los representen ante el máximo órgano de Gobierno como delgados de circunscripción.Así, demostraron una vez más la transparencia del sistema electoral cubano, en medio de la absurda campaña mediática contra la isla.

Elecciones en Cuba: Verdadero ejercicio de democracia

Cuando dentro de unos días los cubanos estemos nuevamente frente a las urnas, quienes estamos acostumbrados a este ejercicio y otros que al arribar a 16 años,harán uso de ese derecho por primera vez, quizás no entiendan por qué Cuba se ha convertido en blanco de acusaciones en torno a su sistema político y las elecciones, verdadero ejercicio de democracia.

Hay que ser completamente ciegos, como es el caso del gobierno de los Estados Unidos, para no concebir por qué en la Cuba de hoy, independientemente de que el voto no es obligatorio, más del 95 por ciento de los ciudadanos ejercemos el derecho al sufragio.

Tampoco pueden comprender el por qué de tan alta asistencia popular en el proceso, sin que se le retribuya dinero alguno a cambio. Me pregunto ¿quienes obligan a los vecinos en el barrio a participar en las asambleas y a proponer directamente a los candidatos? y ¿quienes a elegir a quienes deseen por su propia voluntad?

Ellos son, los vecinos en el barrio, quienes propusieron a sus representantes en las Asambleas de base en cada circunscripción, a quienes conocen de su quehacer cotidiano, espíritu de sacrificio y moral revolucionaria. En ningún caso despuntaron entre los nominados la tenencia de dinero, ni de propiedades particulares, sino el mérito, las virtudes, la dignidad y la capacidad para representar a su pueblo en un proceso de total transparencia.

Cada cubano mayor de 16 años de edad, tiene derecho a ejercer el sufragio, a proponer y nominar, a ser propuesto, a ser nominado. Para ello no tiene necesariamente que militar en las filas de la Unión de Jóvenes Comunistas ni en las del Partido, tampoco tiene que tener un título universitario, solo tiene que ser, sencillamente un ciudadano cubano.

En estos momentos, ya están generalizadas en las circunscripciones, las fotos y biografías de los candidatos a delegados a las Asambleas Municipales del Poder popular y las listas de electores para que patenticen sus datos con vista a los sufragios del venidero 25 de abril.

Ahora es la oportunidad para que los cubanos escalemos un paso más en el pleno ejercicio del derecho ciudadano y se estampe nuevamente las diferencias entre la democracia en Cuba y la de otros sistemas electorales del universo.

Más de 13 mil jóvenes en Guantánamo ejercerán por primera vez su derecho al voto

Unos 13 mil 662 jóvenes guantanameros que arriban este 2010 a los 16 años de edad ejercerán su derecho al voto por primera vez en los comicios parciales convocados por el Consejo de Estado, para elegir a los delegados que nos representarán en las Asambleas Municipales del Poder Popular, el próximo 25 de abril.

Así informó Alfredo Torres Pineda vicepresidente de la Comisión Electoral en Guantánamo, quien precisó además que esa cantidad, corresponde a jóvenes que cumplieron ya los 16 o los cumplirán en el periodo que media desde los anteriores comicios hasta el propio domingo 25 de abril de este año, día señalado para la primera vuelta de las elecciones.

Los jóvenes que votan por vez primera, acudirán a las urnas como electores, contribuirán a consolidar la democracia socialista al elegir a los mejores y más capaces para que los representen ante el máximo órgano de Gobierno como delgados de circunscripción.

Torres Pineda expresó la certeza de que en estas elecciones de virtudes, méritos y capacidad, el pueblo sabrá reconocer las cualidades y posibilidades de sus jóvenes, así como la oportunidad para mostrar sus cualidades, civismo, pujanza, protagonismo, conciencia y compromiso real con los destinos de la patria socialista.