Los ancianos: Una biblioteca al alcance de la familia

Hoy es el Día Internacional del Anciano, establecido por la Organización de  Naciones Unidas  para favorecer la toma de conciencia sobre el valor de la prolongación de la vida y la necesidad de favorecer sociedades cada vez más integradoras y justas para todas las personas adultas mayores. Por ello este es el momento para recordar a esos seres tan importantes en nuestras vidas.Leer más

La vejez debe verse como una etapa de la vida en la cual, aunque ocurren cambios y se sufren pérdidas importantes, a esa edad, se sigue creciendo  como seres humanos. Llegar a la tercera edad es un orgullo y no un infortunio. Sin embargo, en el hogar, el propio ajetreo de la vida hace que los más jóvenes no tengan tiempo ni mucho menos paciencia para escuchar los consejos de quienes peinan canas. Es que infelizmente, piensan que se la saben todas, por ello, en muchas ocasiones, los abuelos necesitan salir en busca de quienes los atienda y los escuche.

Es cierto que en las edades avanzadas estas personitas dotadas de gran delicadeza, tienden a olvidar las cosas y si no ejercitan la memoria, acaban olvidándolo todo y eso no debe permitirse. Sin embargo, gracias a ellos hoy conocemos de nuestros antepasados, sino... quién no ha escuchado de su abuela o abuelo la frase: “Caminas igual que tu tía fulanita” o “tienes los ojos como los de tu bisabuelo” … nada, que los ancianos guardan un arsenal de sabiduría solo comparada con las grandes enciclopedias.

Los abuelitos en el hogar, poseen una importancia apreciable, están dotados de una extrema experiencia adquirida durante años y están ansiosas de ofrecerlas a los más jóvenes. Pienso que si nos faltaran  tendríamos que inventarlos, porque ellos constituyen persona importante en el contexto familiar. De ellos nos llegan su experiencia y sabiduría.  Son seres muy sensibles, por ello, en su proceso natural de envejecimiento, demandan de una desmedida paciencia y en tal sentido, la familia desempeña un rol importantísimo.

Ellos nunca se jubilan, mantienen el vínculo entre generaciones, animan y apoyan a los hijos a la hora de ser padres, siempre están cerca y dispuestos a tender su mano, leer un cuento o contar una historia.  Es importante escucharlos, tolerarlos, atender sus pedidos, alimentarnos de sus experiencias y ofrecerles el cuidado y el apoyo que necesitan para desprenderse de la soledad que los acompaña. Los ancianos son sin dudas, una biblioteca al alcance de la familia.