Fidel: Luz, épica y canción


Pocas veces se tiene la oportunidad de compartir con un líder de tan alta estatura moral y ética como la del Comandante en jefe Fidel Castro Ruz. Sin embargo, este es un privilegio que tenemos los cubanos, orgullosos de sabernos queridos y cercanos a uno de los grandes de la historia, a un hombre que por su experiencia como estratega político, bien podría orientar el destino no sólo de nuestro pequeño país, sino hasta del continente más grande del mundo.

Y es que estás en todas partes, Fidel: a punta de pluma, escribiendo alguna reflexión, siempre avisando al soldado donde poner la mira, visitando lugares de interés de Cuba, intercambiando con los cubanos todos… ¡Bendita tu reaparición, tu pueblo te esperaba! Te sigue acompañando tu nobleza y gallarda figura.

De igual manera te disfrutamos cuando ofreciste la entrevista a periodistas venezolanos. Nadie como tú para abordar las amenazas de guerra contra Irán, el peligro nuclear, la situación entre Colombia y Venezuela y los retos medioambientales, el caso de los Cinco héroes cubanos presos en los Estados Unidos, la batalla en el campo de las ideas, las lecciones de la Historia, temas tan importantes para la construcción del mundo nuevo.

"Es un hombre incansable, estudioso y reflexivo, expresó el Guerrillero Heroico al referirse a Fidel. Sus valores morales son inestimables, es un gran amigo, incapaz de abandonar a un compañero, aun en las peores circunstancias. Su pensamiento constante es la Revolución''.

A ti, mi Comandante guerrillero y amigo de todos los pobres del mundo, va este mensaje. A tí, ejemplo imperecedero de quienes defienden la paz mundial, a quien evoca la humanidad y a quien le aprieta las manos, tu pueblo te abraza. Eres, Fidel, verbo constante del padre nuestro latinoamericano. Inconformidad y perseverancia. Precepto y principio. Eres Luz, épica y canción.