Día de la lengua materna: Para que la palabra se pronuncie perfecta


La tendencia hacia la desaparición de los idiomas se evidencia cada día, por lo que impone dedicación e interés para mantenerlos vivos. En tal sentido, cada 21 de febrero, se celebra el Día Internacional de la Lengua Materna desde que en día similar de 1952, en Bangladesh, un grupo de estudiantes demandaba que su lengua de origen: el Bangla, fuera reconocida como oficial.

Ante el hecho, la policía dio muerte a tres jóvenes: Abul Barkat (del pueblo Babla, Rafiquddin Ahmed, de Paril Baldhara y Shafiur Rahman de Kunnyogar. El vandálico crimen trajo consigo que cuatro años después en la Constitución de Pakistán, el Bengalí y el Urdo, fueron declaradas lenguas oficiales de Pakistán.

En países como Canadá, la organización “Amantes de la Lengua Materna del Mundo”, integrada por hablantes de inglés, kutchi, cantonés, alemán, filipino, bengalí, hindú, exhortaron a la ONU y a la UNESCO a declarar el a partir de febrero de 2000, esta fecha parapromover el multilingüismo y la diversidad cultural y declarar el 21 de febrero como el Día Internacional de la Lengua Materna.

Las lenguas son el instrumento de mayor alcance para la preservación y el desarrollo de nuestro patrimonio cultural tangible e intangible. Por tanto, toda iniciativa para promover la difusión de las lenguas maternas servirá no sólo para incentivar la diversidad lingüística y la educación multilingüe, sino para crear mayor conciencia sobre las tradiciones lingüísticas y culturales del mundo e inspirar a la solidaridad basada en el entendimiento y el diálogo.

El idioma es un tesoro inapreciable y una herramienta esencial para el logro de una correcta comunicación entre los seres humanos, por tal razón, es importante su cuido, ya que en ocasiones, sin percatarnos, se le agrede y maltrata.

Desafortunadamente, son muchas las personas que deterioran el idioma utilizando frases chabacanas y sin sentido que forman elementos claros de falta de cultura. Esto ocurre por que al parecer no se percatan que un idioma malmirado y en franca retirada, dará lugar a una incuestionable pérdida de la identidad.

Además de un medio de comunicación, el idioma es identidad, cultura. Su uso, cada vez más adecuado, hace que nos comprendernos mejor, debido a la enorme riqueza cultural que posee esta lengua materna, con la cual nos expresamos a diario 500 millones de personas en más de una veintena de países.

Cuba está enfrascada en la colosal contienda por lograr la elevación cultural de sus habitantes en aras de llegar a ser uno de los más cultos del mundo, por lo que considero una nota discordante que los individuos irrumpan nuestros oídos con expresiones carentes de respeto y distantes de las normas del buen comportamiento social.

El reto está planteado. La tarea es de todos en conjunto. La celebración de este día este debe ser paradigma para motivar y estimular el imperativo de defender nuestra lengua materna en aras de contribuir al cuidado de que cada palabra se pronuncie perfecta.