Un circo en El Paso


¿Hasta cuándo tamaño descaro respecto al juicio del connotado terrorista Luis Posada Carriles? Se preguntan tantos cubanos dignos que esperamos por el enjuiciamiento de quien fuera artífice de la voladura de un avión de cubana el 6 de octubre de 1976, donde perdieron la vida 73 civiles.

Ya este caso, devenido en Circo, no es más que una irrefutable prueba de la carencia de ética de la actual administración de Washington, máxime cuando ahora la jueza Kathleen Cardone postergó el caso de Luis Posada Carriles en El Paso hasta el próximo martes, 22 de febrero de 2011.

¿Razones para hacerlo? La de “deliberar con calma” sobre la petición realizada por Arturo Hernández, abogado de la defensa quien desestimara los cargos contra del connotado terrorista y que tienen que ver con sus declaraciones falsas sobre las bombas que estallaron en La Habana en 1997.

Todo eso es parte del montaje que desde hace varios días vienen armando. Sin embargo, si la jueza desecha esos cargos, entonces los testigos cubanos no testificarían y retornamos al punto de partida: descubrir si realmente Luis Posada Carriles mintió o no a las autoridades de inmigración.

Y no me cabe dudas de que será así. El destino de este “distinguido” asesino, que carga en sus hombros la muerte del joven turista italiano Fabio Di Celmo en 1997, en un hotel de La Habana y llevó a cabo el proyecto de atentado en el año 2000, contra Fidel Castro Ruz en la Universidad de Panamá, ahora está en manos de la jueza Kathleen Cardone. Es completamente risible.

Sin embargo, aunque quieran “tapar el sol con un dedo”, el ex agente de la CIA, Posada tiene que responder ahora no solo por mentiroso, sino también por ser el responsable de disímiles actividades terroristas contra Cuba y América Latina, esté en las manos de la jueza Kathleen Cardone..

Razonemos… Si la jueza Cardone desestima los cargos de nuevo, necesitaría buscar un fundamento legal sólido... ¿Cómo es posible que las autoridades migratorias del país que espía a todo el mundo, que cuestiona la justicia de otros países, no tenga las pruebas elementales que demuestren la acusación contra este individuo?.

Si este es un juicio por perjurio, entonces qué clase circo es este, por qué motivo la jueza tiene que posponer y volver a posponer el juicio, qué es lo que tiene que deliberar con calma. El gobierno de Washinton, en cumplimiento de sus obligaciones internacionales, tiene que enjuiciar a Posada Carriles como lo que es, un asesino. Argumentos hay y suficientes, de eso, n tenemos la menor duda.