Fuerza! René, Roberto está luchando por la vida como lo hacen los gigantes


Leer la carta de René González a su hermano Roberto es sentir una gran opresión en el pecho. Es dolor infinito como dijera nuestro José Martí para iniciar el Presidio Político en Cuba. Es belleza y nobleza de sentimientos, es ver desgarrase el corazón de dos hermanos, de dos vidas separadas por el adsurdo, por la crueldad.

Sé que muchos de los que lean la carta, podrán descubrir por debajo de la piel del héroe, la del hombre que sufre, la del hombre hombre de carne y hueso que ha confirmado, como quizás en otras ocasiones, que la vida es dura muchas veces o tal vez buena en pocos momentos.

Pero es mucho, esta carta es más dolor, pasión y desgarramiento, que política, leyes o sanciones porque en ella, sencillamente, se impone la justicia humana, la voluntad y el amor. Roberto está enfermo y René, aunque libre aun con los grilletes, quisiera venir a verlo a Cuba.

Es muy triste e indignante estar separado de los seres queridos, más en los momentos difíciles. Es el peor castigo para una persona. Tanta injusticia no puede ser obra humana, ni resultado de un ser racional. Pero el odio que hoy priva a René de acompañar a su hermano, el mismo que lo encierra injustamente, será vencido.

¿Hasta cuándo, Obama? Nos preguntamos muchas personas en el mundo… ¿ Es que no alcanza al Imperio con el castigo brutal e injusto hacia los Cinco, sino que también decide castigar a las familias? No hay derecho a tanta barbaridad!!. ¿Por qué tanto odio para estos Cinco hombres?

¿Se puede ser tan rufián, como para impedir a René abrazar a su hermano considerablemente enfermo? Es lamentable que todavía tengamos que soportar acciones como estas, sin embargo, el gobierno de los Estados Unidos se jacta de ser defensor de los derechos humanos. Si es así... ¿qué nombre daríamos entonces al castigo impuesto a René y a sus cuatro hermanos? ¿Es tan difícil un Si del presidente Obama para cambiar esta situación?

Sin embargo, Roberto lleva en la sangre el arrojo que lo caracteriza como cubano y está luchando por la vida como lo hacen los gigantes. Y esto lo ha demostrado en los momentos más difíciles donde nunca perdió la capacidad de luchar por el regreso de sus Cinco hermanos y por su propia vida.

Fuerza René!!, pronto llegará el día en que el pecho te quedará pequeño para recibir el fuerte abrazo de millones de hermanos cubanos, el de tu familia, el beso a de tus hijas… Junto a ti y nuestros Cinco hermanos hoy está la humanidad toda.