En Guantánamo: Ahora es cuando es


Por : Jorge Luis merencio Cautín

Después de haber transcurrido los momentos iniciales de júbilo del pueblo guantanamero, por el otorgamiento de la sede del Acto Central por el Aniversario 59 del Día de la Rebeldía Nacional, Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en Guantánamo.

Secretario, ni los guantanameros, ni quienes han visitado la provincia en los últimos años se han podido sustraer de exaltar el cambio que para bien experimenta Guantánamo.

Yo creo que esa pregunta a uno a veces le es un poco incómoda responderla porque pudiéramos parecer inmodestos. Pero es verdad que en los últimos tiempos el guantanamero y todo el que viene habla orgulloso de los avances socio-económicos de la provincia.

El período especial había impactado profundamente en la vida de los cubanos y especialmente en la de los guantanameros, por eso necesitábamos levantar la autoestima y el acervo de cosas buenas y grandes que tiene este pueblo, de tradiciones históricas, patrióticas, revolucionarias, productivas. Para ello enarbolamos el principio de que si trabajábamos duro, podíamos salir adelante.


Junto a esa voluntad estuvo la decisión de la dirección del país de un apoyo financiero especial a la provincia para acometer un grupo de tareas que constituían pequeñas inversiones, pero que elevarían el nivel de vida de la población a corto plazo.

Con ese dinero construimos o remodelamos más de 200 obras socio-económicas no solo en la ciudad cabecera sino en los 10 municipios de la provincia, las cuales beneficiaron a los diferentes sectores. Ese Programa, denominado de Desarrollo Local, que ya cumple su sexto año y sigue lleno de vida, involucra prácticamente a todos los organismos y entidades del territorio y se chequea semanalmente.

La mayoría de las obras se han ejecutado con fuerzas constructoras no especializadas, organizadas en los propios organismos o colectivos. Ese elemento le da mayor mérito aún a la belleza en cada realización, reflejo de la cultura del detalle exigida por el Partido y el Gobierno en el territorio.


También ha cambiado la espiritualidad y la autoestima del guantanamero, algo que perciben con claridad los visitantes. Las más recientes muestras de ello fueron el exitoso VI Festival Nacional del Changüí y el rescate de La Noche Guantanamera, donde en unas 13 cuadras se conjugan actividades gastronómicas, comerciales y culturales para el disfrute de la familia. Tenemos muchas cosas que transformar en Guantánamo, y yo creo que las condiciones están creadas, como nunca, para continuar con esa transformación.

¿Cómo han impactado esas obras, esas acciones, en la revitalización de los servicios y la economía?

Bueno, si tenemos en cuenta que el Programa de Desarrollo Local ha estado enfilado al incremento de la producción y los servicios, como sostén del avance social, podemos afirmar entonces que su impacto ha sido sustancioso para ambos objetivos. Eso es muy importante pues si el Programa fuese solo social se convertiría en un programa de gastos.

Hace seis años en la ciudad de Guantánamo, funcionaban apenas cuatro restaurantes y hoy trabajan más de 30 unidades (sumados dos cabarets y numerosos bares), todas confortables y con un servicio de calidad.

Ya hace algunos años dejó de ser un problema asistir aquí a un restaurante cualquier día de la semana, lo mismo que a una pizzería, posibilidad que tienen también los pobladores del resto de los municipios en sus propios territorios, aunque no con la amplitud de la capital provincial. Para los guantanameros constituye un orgullo contar con la pizzería La Veneciana, por la excelencia de sus prestaciones al precio más módico de Cuba.


El mencionado Programa ha favorecido el desarrollo de las producciones agrícolas y de la Industria Alimentaria, convirtiéndose ambas en soporte del avance experimentado por los servicios gastronómicos y comerciales. Estos últimos deben avanzar más este año con una mejor organización de las ventas de materiales de construcción, de los insumos agropecuarios y los productos industriales, acciones todas favorecedoras de la producción mercantil, la cual, por cierto, hemos sobrecumplido en los últimos años.

Somos de las provincias que más crece en el país en la circulación mercantil minorista, indicador económico de gran significación en la regulación de las finanzas internas.


Si en el 2006-2007 era un problema el abastecimiento de dulces, galletas y panes en los diferentes rincones de esta provincia, hoy hemos multiplicado por 15 lo que entonces producíamos.

En el Comercio es donde se han hecho y reparado más obras, por eso ese sector se ha convertido en la imagen del desarrollo local, en la locomotora que haló al resto de los sectores.

En el sector agropecuario, el de más peso en la provincia, se desarrollan millonarias inversiones y se potencian producciones tradicionales como el café, cacao y coco. Nos gustaría un comentario.

Después de que la provincia tocó fondo en la producción cafetalera ahora trabaja arduamente en la recuperación de ese cultivo, partiendo de la ejecución de un ambicioso programa de siembra. En la pasada zafra sobrecumplimos el plan de acopio en más de 200 mil latas, pero nadie debe llamarse a engaños, pues aún se dista de las potencialidades. Este territorio llegó a cosechar más de cuatro millones de latas y hoy apenas alcanza el millón.


Guantánamo es el territorio mayor productor de cacao en el país. La zafra de este año marcha bien y debemos cumplir el plan. El propósito es acercarnos en las próximas cosechas al record productivo, de algo más de 40 mil quintales. En esta rama se ejecutan importantes inversiones y ya la inmensa mayoría de las bases productivas está creando sus viveros de cacao, práctica que se había perdido.

También existe un programa para la recuperación del coco, aunque en honor a la verdad hay que decir que no marcha con el mismo ritmo que el de café y el cacao. Junto con la producción hay que diversificar la industria del coco, aprovechar más las utilidades que aporta al hombre el bien llamado Árbol de los cien usos.


En el sector agrícola se desarrollan otras inversiones de gran significación para la provincia y el país, como son las del Valle de Caujerí. En ese polo productivo se concluyó hace casi dos años el trasvase por gravedad Sabanalamar-Pozo Azul, que desde entonces tiene valor de uso y ahorra al país anualmente casi un millón de dólares al eliminarse la estación de bombeo de Palmarito, alta consumidora de electricidad; se moderniza y rehabilita un sistema de riego de algo más de 85 km que permitirá crecer en áreas irrigables y desarrollar la ganadería. Allí, además, está en marcha la construcción de una industria para el procesamiento de tomate y frutas, cuyo equipamiento se encuentra en el país y pronto debe trasladarse al Valle de Caujerí.

La existencia del trasvase nos permite preparar otra inversión: el desarrollo del valle de San Antonio del Sur. La idea es destinar unas 79 caballerías de esa llanura a la producción de leche, carne y cultivos varios, de las cuales alrededor de 40 recibirían el agua por gravedad desde la presa Los Asientos, actualmente sin uso.

En la Empresa de Cultivos Varios Niceto Pérez, por su parte, se instalaron recientemente cinco nuevas electrobombas en la estación La Yaya, lo que permite que hasta el momento el 60 % de las áreas disponga de riego. Esa inversión continúa con la construcción de una conductora de cuatro kilómetros.

También existen proyectos agrícolas en Lajitas, La Jabilla, San Vicente-Jamaica-San Carlos, Chapala, Costa Rica. Se trabaja, asimismo, en los proyectos del Trasvase Yateras-Guaso, con el propósito de llevar el agua por gravedad al valle de Guantánamo y de ser necesario a la presa Faustino Pérez, principal fuente de abasto a la ciudad capital.

¿Qué representa para los guantanameros el otorgamiento de la sede del acto central por el Día de la Rebeldía Nacional?


Significa un alto compromiso, el cual debe traducirse en superiores resultados de trabajo. El propósito es lograr que todas las inversiones, los mantenimientos, las conservaciones, las reparaciones que nos hemos propuesto se conviertan en obras de movimiento de masa, para llegar al 26 de Julio con la mayoría de ellas terminadas y las restantes bien adelantadas. Hasta el momento pasan de 190 las acciones comprometidas por los diferentes organismos, empresas y entidades en saludo a la memorable fecha.


Entre ellas podemos mencionar la construcción del Teatro América, de la casa donde vivió el Mayor General Pedro Agustín Pérez, de la principal librería de la provincia, la remodelación de la Casa de Cultura del municipio de Guantánamo y de la Plaza de la Revolución Mariana Grajales. Trabajamos por concluir el Hotel Brasil, en el embellecimiento de ciudades y comunidades, pavimentación de calles, en cerca de una decena de obras de la Salud, en los viales, las viviendas, en la creación del Museo del Chocolate, la reanimación de 21 panaderías. Recientemente concluimos un bello Palacio de los Matrimonios.

¿Algún mensaje para el pueblo?

El mensaje es de felicitación, de compromiso, de trabajo, por la importancia que reviste el acuerdo del Buró Político de otorgarnos la sede del Acto Nacional por el 26 de Julio. Le pedimos a nuestro pueblo que no desmaye en el empeño de trabajar fuerte, que sienta como suya cada obra, cada tarea que se gesta, que siempre lleve en su corazón las ideas de Fidel y Raúl.