¿Acaba de salir el sol o me has sonreído?

Abusadora!, matadoraaaa!!!!!!!!!!!!!. Así dijo un joven a una joven que iba en una bicicleta. Deben de imaginar cuál fue la reacción de ella: Nada, se quedó perpleja ante la frase de mal gusto. La miré y me dije: Eso será un piropo de los de ahora???

Yo sé que el cubano  tiene sus características peculiares,  solidario, enamoradizo, galante, y que en el arte del amor, no tienen rivales, sin embargo, es una pena que a algunos se les escapen frases de mal gusto como estas para piropear a las mujeres y con ello demostrar el deseo por una dama. 

Sucede  que ya los piropos en el caso de los hombre para las mujeres, no se dicen en la intimidad, al oido, en la oscuridad de una habitación o el silencio del amor.  Qué va!!!...  esta forma de galantería ahora es muy peculiar y difundida a todos los lados para que con ello se entere no solo la mujer a la que va dirigido el piropo, sino todo aquel que anda por los alrededores. 

Cuenta mi madre que ya pasa las siete décadas, que anteriormente  la atracción por una mujer se expresaba con el lenguaje de los ojos, las manos y que las flores y  las cajas de bombones no faltaban, pues con ello se  demostraba la necesidad del acercamiento por la persona amada. Ahora vivimos otros tiempos, los  piropos son otra cosa.

Tienen sus características peculiares. Algunos son ingeniosos, pícaros, halagadores, lindos... Pero como toda regla tiene su excepción,  hay mujeres que han dejado atrás la postura pasiva en la que soporta sin chistar las granadas del “sexo fuerte” y no escapan de decir cosas lindas a los hombres...
Por ejemplo: Si la idea es hacerlos sonreír, podrías decirle:
- De qué juguetería saliste.. muñeco.
- Los chicos son como la fotografias,  se revelan en la oscuridad.
- Puede que no seas perfecto, pero tus defectos son encantadores.
- Guapa, camina por la sombra que el sol derrite los bombones.
- ¿Cuántos años tardaron tus padres para hacerte tan hermosa mujer?- Ahora puedo quedar ciego, pues he visto lo más lindo del mundo
- ¿Acaba de salir el sol?, o ¿me has sonreído?
 
No hay dudas, amigo lector que estos piropos están hechos para decir al paso de una linda mujer o de un atractivo hombre,  tienen los ingredientes para un buen piropo: brevedad, imaginación e intenciones subyacentes y además, son tiernos, picarescos, poéticos y  encantadores. Los hay de todos los tipos y para todos los gustos, ideales para cada ocasión y personalidad.
 
Es reconfortante decir un buen piropo para exaltar la belleza natural o simplemente levantar el ánimo del día. Y esto sucede porque sin dudas,  seguirá dando luces a la suerte de este mundo nuestro donde las ilusiones, los sentimientos y lo sensitivo están a flor de piel.  Por ello, al decir un piropo debemos saber cuándo, dónde y a quién se le dice.  A lo hermoso hay que decirle que es hermoso, amigos, pero para ello, no olvidemos utilizar las mejores frases del idioma español.