No existen razones para el injusto encierro de los Cinco


El reclamo a escala mundial por la excarcelación de los Cinco héroes cubanos prisioneros en los Estados Unidos  desde hace  más de catorce años, se hace más fuerte en aras de romper el muro de silencio mediático en torno al caso. 

Por lo tanto, todos los días cinco de cada mes, el Comité Internacional Proliberación de los Cinco antiterroristas cubanos, presidido por Alicia Jrapko en los Estados Unidos, convoca a una jornada a nivel mundial por la excarcelación de los antiterroristas cubanos.

El llamado precisa que los días cinco  de cada mes,  se envíe un fax, un correo electrónico, se realice una llamada telefónica o se envíe un telegrama, para exigirle al presidente Barack Obama que, haciendo uso de las facultades que le confiere la Constitución de su país, como abogado, padre, hijo, esposo, Premio Nobel de la Paz,  libere a los antiterroristas cubanos de inmediato y ordene el regreso inmediato de René a Cuba.

Los Cinco fueron condenados a severas sanciones recibieron largas condenas en 2001, tras ser detenidos en 1998. Ellos no son espías, ni con sus acciones pusieron en riesgosa seguridad nacional de los EEUU, ni la vida de sus ciudadanos. Son cinco jóvenes profesionales que decidieron dedicar sus vidas, lejos de la Patria, a la lucha contra el terrorismo en esa ciudad, centro principal de las agresiones contra Cuba.

No hay argumentos que avalen el hecho de que se justifique la permanencia de estos valerosos cubanos en cárceles norteamericanas. Dentro y fuera de Cuba,  estamos seguros de su inocencia a pesar de las violaciones presentes desde el primer momento de sus detenciones, así lo refleja la vil conducta de la fiscalía, cuando los privó de libertad sin antes mediar un justo proceso legal, en evidente violación de sus derechos humanos.

La batalla por el regreso  de los Cinco tiene que ser todos los días.  No podemos cansarnos. El pueblo de Cuba hoy más firme que nunca y convencido de la justeza de sus  ideas, continúa luchando  por el regreso de los Cinco a casa. El llamado está hecho. Ahora levantémonos todos por la justicia, que es levantarnos por el mundo que construimos.