Año 2013: Un año que toca a la puerta



Amigos... 
Es impresionante lo rápido que pasa tiempo, ya estamos en el último día del 2012. En unas horas entraremos en un año más de vida y este es un gran regalo. 

Para los cubanos, es tradicional despedirmos  del viejo año en el calor del hogar o entre amigos. Cuando llega las 12 de la noche,  la gente sale a las calles para compartir brindis, abrazos y apretones de manos con los vecinos, para desearles ante todo, salud. Es el momento en que hacemos un recuento de lo que pasó en el año que se va, de quiénes faltan, y de los sueños que quedaron pendientes.

En todos los hogares prima la alegría, aunque se recuerde a un ser querido que ya no comparte la velada.  Pero compartimos la  satisfacción, y hasta la tristeza con la certeza,  de que el año nuevo será una oportunidad para convertir la vida, el hogar, el trabajo o la relación de pareja, en algo diferente. También reflexionamos sobre las experiencias adquiridas, o en el nuevo amor que llegó a tu vida, en los momentos difíciles que pasamos, pero sobre todo, pensamos en el porvenir.

Si miramos atrás, algunos nos percatamos que de alguna manera nuestras vidas no han cambiado para nada. Sin embargo, tengo la completa seguridad de que todos hemos pensado en nuevas metas  para el nuevo año. Unos se prometen perder algunas libras de peso, o aseguran que van a organizarse mejor en su trabajo y otros, como algunas de mis amigos y amigas, pretenden encontrar su media naranja en este 2013. 

También los hay quienes el primer día del año, dirían…: “En mi hogar, seré un hombre o una mujer diferente, un mejor padre o madre, le daré más alegría a mi vida y le daré además, las gracias por existir...  o sencillamente  “seré diferente en mi trabajo, le daré otro estilo a mi vida, otro color a lo que me rodea.
No importa cuál sea tu propósito, pídelo cuando el nuevo año toque a tu puerta.
 
Ahora que comienza el 2013, quiero desearle  a todos mis amigos y familiares, todo lo mejor en la vida, agradecer además a quienes nos han querido, nos han comprendido y a quienes nos han ayudado incondicionalmente en los buenos y dificiles momentos… Para todos ustedes, mis amigos,  les deseo un año de mucho amor, salud y felicidad.