Obama: la cárcel en la ilegal base naval en Guantánamo tiene que cerrarse ya



La cárcel que el gobierno de los Estados Unidos tiene  ilegalmente ocupada en la Ilegal Base Naval en la provincia de Guantánamo,  es catalogada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH ) entre los principales desafíos en el continente americano.  


Según opiniones de la CIDH,  el gobierno de Barack Obama  ha fallado en el compromiso de garantizar el derecho a la libertad de los detenidos en la prisión la Base Ilegal Naval de Guantánamo, pues desde su apertura se ha recomendado su inmediato cierre así como la posibilidad de exigir permiso para visitar la prisión y  entrevistar libremente a los detenidos.



Un total de 154 presos de los 779 que estuvieron encarcelados,  permanecen recluidos en la prisión ubicada en la base naval de Estados Unidos en Guantánamo,  después de la llegada de los 20 primeros desde el 11 de enero de 2002, hace ya doce años. Estos reos proceden de unos 20 países,  la mitad de ellos son yemeníes y los otros de Afganistán, Argelia y Arabia Saudí.


De estos detenidos, 76 han recibido una “aprobación de transferencia”, en su casi totalidad desde el 2010, sin embargo, aún  permanecen detenidos en ausencia de países que los acepten. Por su parte, 45 reos  no recibieron esta “aprobación de transferencia”, por la sencilla razón de que a su juicio, son considerados demasiado peligrosos para ser liberados, sin embargo,  no pueden ser juzgados por falta de pruebas en su contra.


La tenencia de este  centro de detenciones  en la base naval yanqui, una de las promesas incumplidas de Barack Obama, quien se  comprometió a cerrar el mentado lugar  al asumir la presidencia en 2009. Si en su primer mandado, el presidente estado unidense se jactó exhibiendo una orden que disponía la clausura del centro de detención en un año, a la postre cedió a las presiones de legisladores republicanos y demócratas, opuestos a la idea. Entonces… ¿de qué hablamos si no hay fuerza moral para el cierre?...



Doce años tiene ya este centro de detención y aunque ha  devenido en símbolo de más de diez años de fallos de la administración de Obama en cuanto al respeto a los derechos humanos, la pregunta que la opinión pública mundial se hace es la misma: ¿Cuánto tiempo hay que seguir esperando para que Obama cumpla la promesa de cerrar la cárcel y la ilegal base militar como lo reclama Cuba y  la comunidad internacional?



Estoy segura de que a estas interrogantes, ni el propio presidente Barack Obama encontrará una respuesta, no porque no la tenga, sino porque no la quiere encontrar. Al parecer no hay voluntad por parte de la administración estadounidense para resolver esta situación,  máxime cuando este centro de detención es un verdadero infierno donde se pisotean groseramente los derechos humanos.



Ha pasado una década y la mayoría de los inculpados que están en la mentada cárcel llevan más de 12 años sin enfrentar cargos concretos. La prisión que tiene la ilegal base naval yanqui en Guantánamo es un establecimiento nefasto y la situación que se vive ahí dentro no se hace esperar más. Por lo tanto, este es el momento para que  Barack Obama se percate de que definitivamente el establecimiento carcelario tiene que cerrarse.