El 27 de noviembre de 1871, Cuba se vistió de luto


El 27 de noviembre de 1871, en la explanada de La Punta, en La Habana, tuvo lugar un manchón indestructible en la historia de España, un tribunal militar español condenó a muerte a ocho estudiantes de Medicina de la Universidad de la Habana. ¿Su único pecado? Amar a la patria, tal como confesaron antes de ser asesinados. Pero eso no bastaba para consumar alevoso crimen.

Días antes, el profesor de anatomía, había faltado a clases y varios alumnos decidieron ir al cementerio de Espada. Voces oscuras tejieron una trama macabra y escandalizaron: "Profanada la tumba del periodista español Gonzalo Castañón”.

Testigos oculares habían aseverado que: “La bóveda no mostraba la más ligera huella de profanación, y una raya hecha mucho antes en el cristal que cubre las ofrendas florales fue todo lo que pudo ser atribuido a una mano irrespetuosa, si no hubiera estado cubierta por el moho el día de los hechos”.

Ante la acusación, los estudiantes siguieron jugando en la entrada del camposanto. Cuatro de ellos cogieron la carretilla destinada a transportar cadáveres a la sala de disección, y uno arrancó una flor del jardín... Eso les costó la vida a Eladio González, Carlos de la Torre, José de Marcos Medina, Pascual Rodríguez, Anacleto Bermúdez, Alonso Álvarez de la Campa, Ángel Laborde y Carlos Verdugo.

De espaldas al pelotón, de rodillas, en parejas y con las manos atadas frente a los muros de los barracones del Real Cuerpo de Ingenieros, cerca a la fortaleza de la Punta y a la cárcel de La Habana, a las cuatro y 30 minutos resonaron los fusiles contra los jóvenes. El 27 de noviembre de 1871, Cuba se vistió de luto.