Restablecida la circulación por el Viaducto La Farola


Por. Lisván Lescaille Durand

El restablecimiento de la circulación vehicular por el viaducto La Farola, en el muncipio de Baracoa, interrumpida por varias horas a causa de un deslizamiento de tierra, árboles, piedra, y la caída del tendido eléctrico, en la localidad de Palma Clara, es el principal síntoma del retorno a la normalidad aquí, tras el mojado paso del Huracán Tomas cerca del extremoriente cubano.

Equipos especializados de la construcción y de la Organización Básica Eléctrica en La Primada, laboraron arduamente bajo fuertes aguaceros, y con la amenaza de nuevos desprendimientos para liberar ese punto de la vía y otros siete parcialmente obstruidos, aseguró a JR Carlos Martínez al frente de uno de los subgrupos de trabajo del hasta ayer activado Consejo de Defensa Provincial.

Esos derrumbamientos son habituales en la empinada carretera, una de las Siete Maravillas de la ingeniería civil cubana, debido al incremento de la humedad en ese sistema de montañoso, donde vierten permanentemente decenas de manantiales, cuyas aguas se le atribuyen propiedades curativas.

En la mañana de este sábado, el CDP orientó el paso a la normalidad en toda la provincia, y con ello el retorno a sus hogares de más de 8300 baracoenses y cientos de maisienses evacuados en casas de familiares y amigos, y en instituciones habilitadas para estas contingencias, explicó el Mayor Pedro Manuel Céspedes Osorio, Segundo Jefe del Órgano de la Defensa Civil en la provincia.

En tanto, se mantenía la vigilancia hidrológica sobre los principales embalses, cuyo volumen de llenado superaba el 95 por ciento, mientras la mayor presa guantanamera, La Yaya, vierte desde hace más de 72 horas, y se hizo necesario aliviar varias veces a La Faustino Pérez, debido al incremento sostenido de su volumen.