Silencian dependencia de EE.UU. de mercenarios cubanos


La SINA lanza a su "nueva estrella" de la contrarrevolución en La Habana

Por M. H. Lagarde

Con la honrosa excepción de Reuters, las grandes agencias de prensa han dado la gran callada sobre los cables hechos públicos por Wikileaks, y re-friltrados por El País, que dejan al descubierto, una vez más, la dependencia de los mercenarios cubanos de la Oficina de Intereses de Estados Unidos en La Habana.

Bajo el título “Cable sugiere EEUU pierde confianza en disidentes cubanos”, HABANA, dic 16 (Reuters) dio parte de las “revelaciones” hechas por El País afirmando que “Estados Unidos está perdiendo confianza en el papel de los disidentes tradicionales en Cuba, según un cable diplomático filtrado por WikiLeaks que sugiere un cambio en la estrategia para presionar por cambios en la isla de Gobierno comunista”.

El análisis enviado en abril del 2009 -continúa diciendo Reuters-, por la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana describe a la oposición cubana como un grupo desconectado de la sociedad, polarizado y a menudo manipulado por la Seguridad del Estado.

Según Reuters: “Estados Unidos ha destinado decenas de millones de dólares a apoyar a la oposición cubana desde la revolución que llevó a Fidel Castro al poder en 1959 y transformó la isla en una nación socialista”.

Llama la atención que otras agencias acreditadas en La Habana, siempre atentas de los estornudos del mercenario Guillermo Fariñas, los twitter de la bloguera Yoani Sánchez o de las caminatas de Laura Pollán, hayan pasado por alto la evaluación que hacen los funcionarios de la SINA sobre sus empleados en Cuba.

A la oficialista agencia española EFE, por ejemplo, le pareció más interesante reportar que la mercenaria “Yoani Sánchez confirmó hoy que una vez más no recibió el permiso del Gobierno de la isla para, en esta ocasión, recoger el premio "Príncipe Klaus" en Holanda, y en cambio desestimó decir una palabra sobre la alta valoración que se tiene sobre la mercenaria de moda en la SINA.

Los cables publicados ayer por El País señalan claramente, como punta de lanza de la subversión en Cuba, a la bloguera: "Creemos que es la nueva generación de 'disidentes no tradicionales' como (la bloguera) Yoany Sánchez, la que podría tener una mayor impacto de largo plazo en la Cuba de la era pos Castro".

De acuerdo con los cables de Wikileaks los diplomáticos estadounidenses en La Habana consideran que los disidentes representan la conciencia de Cuba y recomiendan seguir apoyándolos.

No es la primera vez que las agencias acreditadas en Cuba guardan silencio sobre la dependencia de los mercenarios cubanos de la Oficina de Intereses en La Habana.

El caso más reciente de este tipo de silenciamiento tuvo lugar la pasada semana cuando la prensa extranjera en La Habana pasó por alto las fotos publicadas, en varios blogs cubanos, de un grupo de disidentes mientras abandonaban la SINA luego de recibir orientaciones de ejecutar provocaciones durante el Día Internacional de los derechos Humanos.