España: Más indignados que nunca luego de la represión policial en Plaza de Cataluña