En Cuba la verdad siempre sale adelante


Recientemente Cuba enfrentó otra campaña mediática contra el proyecto revolucionario cubano por la muerte del contrarrevolucionario Juan Wilfredo Soto García, en la mentira vociferada por los denominados “disidentes” internos y medios de prensa estadounidenses y europeos. Todo con el objetivo de desacreditar a la Revolución y crear una imagen retorcida de la realidad cubana.

La alevosa difamación, fue impugnada por los familiares y el personal médico que atendió al fallecido en el Hospital Provincial Arnaldo Milián Castro, de Villa Clara. Mientras, la “oposición” al servicio del gobierno de los Estados Unidos y sin respetar el dolor familiar, trató y aún trata de valerse del deceso de Soto García para bautizarlo víctima de una “supuesta golpiza” que nadie puede legitimar, por que no existió.

La nota informativa que ofreció el Gobierno Revolucionario Cubano, brindó claramente las causas naturales del fallecimiento del ciudadano de 46 años: Pancreatitis aguda, independientemente de otra patologías asociadas. En la acotación se explicó además las atenciones que, como a cualquier otra persona en la Isla, tuvo Soto García al llegar a la mentada institución hospitalaria, portadora de toda ética, humanismo y carente de posibilidad para mancharla en lo absoluto.

No es misterio para nadie que con esta orquestada campaña difamatoria, el enemigo intente que Cuba sea condenada a nivel internacional. Sin embargo, los cubanos que conocemos de la valentía y decoro de esta pequeña Isla, no nos dejamos amedrentar y estaremos junto a nuestro aguerrido pueblo, a sabiendas de que la verdad, siempre saldrá adelante.

Una vez más, Cuba no está ni estará sola frente a los viles enemigos. La acompañan además, muchos pueblos del mundo que saben quiénes somos, cómo pensamos, cómo actuamos y hacia dónde vamos los millones de hombres y mujeres que aquí, justo frente al Imperio, salvaguardamos la independencia y la dignidad humana, baluartes de la Revolución y el socialismo.