Consenso en Guantánamo por cierre de la cárcel en ilegal base naval yanqui



En Guantanamo IV Seminario Internacional por la Paz y la Abolición de las Bases Militares Extranjeras
“Vinimos hasta aquí para seguir denunciando lo que se hace en la cárcel que el gobierno de los Estados Unidos tiene en la base militar aquí en Guantánamo”.  Así dijo Frida Merrigan activista norteamericana e integrante del Grupo Stop Torture (Detengan la Tortura), durante el IV Seminario Internacional por la Paz y la Abolición de las Bases Militares Extranjeras que desde este 23 y hasta el 25 de noviembre se desarrolla en esta ciudad oriental.


Frida Merrigan expresó además, que “en ese penal se cometen los más cruentos castigos, pero el peor es que los detenidos que están dentro, no saben hasta cuándo estarán ahi”. La activista alertó además, sobre los peligros de  las bases militares foráneas para los países donde se hallan,  e insistió en la necesidad inmediata del cierre de la prisión.


Catalogada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la cárcel ubicada en el enclave militar, está entre los importantes retos en el continente americano. En su interior hay todavía más de cien detenidos por sospechosa de terrorismo y 52 de ellos, jamás fueron acusados de delito alguno. Sin embargo, se les prolonga una detención indefinida, sin cargos y por demás, en un sitio donde se violan los más elementales derechos humanos.


Ha pasado trece años desde que se instaló la prisión en la ilegal base naval y es además, uno de los más caros del mundo, y esto lo corrobora el hecho de que los gastos ascienden a más de tres millones de dólares anualmente por cada detenido.. Es sin lugar a dudas, un espantoso hueco económico para la administración estadounidense.



Cuba exige  la devolución del territorio nacional ilegalmente ocupado por la base naval en Guantánamo,   y uno de los principios esenciales que marcan el proceso  de normalización de sus  relaciones con Estados Unidos. El centro de detenciones que tiene el gobierno de los Estados Unidos en la ilegal base yanqui en Guantánamo, y por ende, la situación que se vive en su interior no debe continuar.



El gobierno de Barack Obama, según criterios de la CIDH,  ha fallado en el encargo de garantizar el derecho a la libertad de los detenidos en la mentada prisión. Situación que persiste a pesar del reclamo universal de su clausura y la promesa hecha por dicho presidente el 16  noviembre de 2008, cuando inició su mandato ante cientos de millones de personas a lo largo del mundo.


El representante de la Casa Blanca,  poseedor de todas las atribuciones que le están conferidas, tiene que cerrar de inmediato el penal y devuelver a Guantánamo el territorio usurpado a Cuba. Este fue sin dudas, el consenso de Frida Merrigan y de los participantes  en general durante el IV Seminario Internacional por la Paz y la Abolición de las Bases Militares Extranjeras que hoy concluye en esta ciudad oriental.