Mostrando entradas con la etiqueta fidel castro. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta fidel castro. Mostrar todas las entradas

Girón: la Victoria

Victoria de Giron
Hace 56 años, la libertad y el futuro de nuestro país  estaban en juego en las arenas de Playa Girón, cuando Cuba aplastó en menos de 72 horas, la operación mejor preparada por Washington en América Latina. Por ello, jamás  podremos olvidar aquel 19 de abril de 1961 y el significado de la Victoria de Girón, sin la cual no se hubiera hecho la Revolución y el destino de este país hubiera sido diferente.

Eran las cinco y treinta de la tarde del 19 de abril de 1961 y las fuerzas mercenarias que invadieron territorio cubano por la Ciénaga de Zapata se rendía ante el empuje revolucionario en las arenas de Playa Girón. El imperialismo  yanqui sufría en sus propias narices, su primera gran derrota en América.

Defender la Revolución Socialista era el objetivo. Por ello, al iniciarse la agresión, nuestro pueblo se organizó para la lucha y se enfrentaron a los invasores. Soldados, artilleros, policías, pilotos, tanquistas, médicos...  todos  pelearon hasta rendir a los invasores. En menos de 72 horas se gestaba el triunfo.

En la gesta de Girón, Cuba perdió más de 150 combatientes revolucionarios, la mayoría de ellos, asesinados por la aviación de los invasores. Sin embargo, los hechos quedarán en la memoria de todos por siempre. Esta batalla nos enseñó que la forma más eficaz para enfrentar una agresión militar y garantizar el triunfo definitivo, era con la participación de todo el pueblo revolucionario y patriota, junto a sus instituciones armadas y profesionales.

Con el líder histórico de la Revolución, Fidel Castro, aprendimos  que la Revolución que construimos y perfeccionamos, es la continuidad de la que comenzó en 1868 y aún no ha concluido. Gracias a su inteligencia se logró el éxito de la batalla porque él fue capaz de prever la invasión pues organizó, preparó y armó al pueblo hasta convertirlo en una fuerza decisiva de combate junto al Ejército Rebelde.

La batalla de Playa Girón fue ganada por nuestro cubano. En tal sentido, Raúl Castro Ruz, Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros dijo: “No vino al mundo nuestro Socialismo en pañales de seda, sino en el rudo algodón de los uniformes de las milicias obreras, campesinas y estudiantiles; de los 
combatientes del Ejército Rebelde y la Policía Nacional Revolucionaria.

Ha pasado 56 años de la heroica gesta en Playa Girón y aunque la más joven generación no participó en dichos combates, mantiene vivo el espíritu de autoridad y el decoro de los caídos en la  hazaña.  Hoy, como aquel 19 de abril de 1961,  todos los cubanos festejamos con amor, el  orgullo de ser libres e independientes para juntos seguir caminando confiados por los surcos de la historia. 

El 16 de abril de 1961 nace la convicción de soberanía que nos salva y nos une


carácter socialista de la Revolución
El 16 de abril, es la fecha que marca un hito en nuestra historia. Este día, el Comandante en Jefe Fidel Castro proclama el carácter socialista de la Revolución en el sepelio de las victimas de los bombardeos perpetrados en la jornada anterior contra los aeropuertos de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y Santiago de Cuba.
 
Era mediodía y un mar de pueblo escoltaba el cortejo fúnebre. Al frente de la multitud, iba el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz quien se detuvo en la esquina de 23 y 12 del Vedado capitalino, para  despedir el duelo de los siete compañeros caídos.

El cortejo había salido del Rectorado de la Universidad de La Habana y fue seguido por una ola humana. Desde los balcones, las banderas cubanas, los rostros serios y las flores lanzadas al paso de los siete coches fúnebres impregnaban un aire solemne y dramático a la silenciosa marcha.

Durante aquella jornada la multitud congregada frente al cementerio de Colón Fidel Castro, patentiza, con los fusiles en alto, su decisión de defender la Patria, entonces afirmó: " (...)  lo que no pueden perdonarnos los imperialistas, es que estemos aquí, lo que no pueden perdonarnos los imperialistas es la dignidad, la entereza, el valor, la firmeza ideológica, el espíritu de sacrificio y el espíritu revolucionario del pueblo de Cuba”.

"Eso es lo que no pueden perdonarnos, que estemos ahí en sus narices, ¡y que hayamos hecho una Revolución Socialista, en las propias narices de los Estados Unidos!".  Así, con este temperamento político, Fidel Castro proclamaba el carácter socialista de la Revolución Cubana y llamaba a la unidad del pueblo. Nacía la convicción ineludible de soberanía que hoy nos salva  y nos une frente a cada nueva agresión enemiga.

En otro momento de su significativo discurso, Fidel propuso un juramento de honor: (...) "Aquí, frente a la tumba de los compañeros caídos; junto a los restos de los jóvenes heroicos, hijos de obreros y de humildes, reafirmemos nuestra decisión de que, al igual que ellos pusieron su pecho a las balas y dieron su vida, vengan cuando vengan los mercenarios, todos nosotros, orgullosos de nuestra Revolución; orgullosos de defender esta Revolución de los humildes, con los humildes y para los humildes, no vacilaremos en defenderla hasta la última gota de nuestra sangre…"

Aquel 16 de abril de 1961, los cubanos hicieron el compromiso de honor de defender hasta la última gota de sangre a la Revolución de los humildes, por los humildes y para los humildes. Quedaba claro que la independencia  y el derecho a conquistar su propio destino, eran necesarios. Fidel reconocía que sólo la liberación social sería capaz de garantizar la emancipación nacional. A partir de ese momento y para rendir homenaje a todos los que lucharon por la causa revolucionaria, en esta fecha se conmemora el Día del Miliciano.

Fidel en Guantánamo: " A la contrarrevolución no podemos dejarla que triunfe"

El 3 de febrero de 1959, en el sitio por donde nació la Villa de Guantánamo, la ciudad del Guaso, en alusión a uno de los ríos que la cruzan, el pueblo guantanamero recibió al Comandante en Jefe Fidel Castro acompañado con su tropa victoriosa. Llegaba al otrora aeropuerto de Los Caños, hoy Mariana Grajales y desde allí, miles de guantanameros lo acompañaron durante el trayecto hasta el céntrico parque José Martí donde se haría el recibimiento oficial.

El Movimiento 26 de julio en Guantánamo, había citado a varias mujeres quienes dirigidas por la combatiente Margot Hernández Montes de Oca, recibirían al Comandante. Todo estaba preparado para la ocasión. En el Salón Árabe de la Sociedad Colonial Española, hoy Casa de Cultura Rubén López Sabariego, fue la bienvenida. En su interior, ocho combatientes de la Revolución sujetaban una bandera cubana gigante sobre la cual se despetalaron alrededor de 50 docenas de radiantes.

Había alegría. Las calles estaban tomadas de un lado y otro, los guantanameros no dejaban avanzar al jeep que ya se acercaba. El auto que conducía al líder, siguió por toda la céntrica calle Pedro Agustín Pérez, hasta la esquina de las arterias de Los Maceo y Bernabé Varona, para estacionarse frente a la otrora Escuela Profesional de Comercio, en el entorno del parque 24 de Febrero.

Centenares de hombres, mujeres, niños de la villa del Guaso, esperaban a su Comandante para reafirmar su apoyo irrestricto al proceso humanista y renovador que se gestaba en Cuba. El entusiasmo era indefinible. Por primera vez entraba a esta ciudad, a la primera trinchera antiimperialista de Cuba. Por primera vez, Fidel Castro Ruz hablaba para todos los guantanameros.

En la histórica jornada, el Comandante platicó sobre  el territorio que ocupa ilegalmente la base naval norteamericana en este territorio y dijo: “… Considero estúpido, que estén persiguiendo en la base naval a los obreros cubanos… y cuando los marinos vengan aquí, que vengan con orden; que se acabe el relajo de estar tocando en las casas decentes, porque no hay derecho a que estén por las calles …”

Otro momento de su intercambio con el pueblo fue para referirse al programa de inmediata aplicación por el Gobierno, que incluía la lucha contra la miseria, el desempleo, las enfermedades, analfabetismo, el desarrollo industrial, la cultura, el bienestar y la salud del pueblo, a la difícil situación del desempleo y los bajos salarios de los obreros.

También se refirió al problema de la prostitución y la explotación de los campesinos que no eran propietarios de tierra, entonces el líder revolucionario aseveró: “… se impone una serie de medidas revolucionarias, pero la primera de todas tiene que ser la Reforma Agraria, ¡la primera de todas tiene que ser y va a ser la Reforma Agraria! Después de la Reforma Agraria, irán todas las leyes revolucionarias que hagan falta …”.

“ No pararemos hasta que hayamos acabado con el último bohío. Todo irá parejo: la lucha contra la miseria, la lucha contra el desempleo, la lucha contra el latifundismo, la lucha por el desarrollo industrial, la lucha contra las enfermedades, la lucha contra el analfabetismo, la lucha por la cultura, la lucha por la democracia, el bienestar y la salud del pueblo”. Expuso Fidel Castro  ante su preocupación por las condiciones de vida de los pobladores en general.

El Comandante en Jefe acentuó también en la importancia de la participación de todo el pueblo en la defensa de la Patria y llamó a generalizar el conocimiento del uso de las armas si fuera necesario: “… A la contrarrevolución no podemos dejarla que triunfe. Tenemos que atrincherarnos y pelear aquí hasta el último hombre y hasta la última bala; por lo tanto, la Revolución hay que hacerla …

La visita de Fidel Castro Ruz a Guantánamo y el intercambio con su pueblo, devino fiesta popular en los alrededores del otrora parque 24 de febrero. Y allí, los guantanameros, quienes aportaron valiosas vidas a la lucha insurreccional contra el tirano Fulgencio Batista, aseveraron a su líder, que estas tierras mantendrían invictas las banderas de lucha y de combate, con el compromiso de mantenerse por siempre, más firmes que nunca.

1ro de enero de 1959: mañana de Victorias

Triunfo de la Revolucion en Cuba
Tras largos años de lucha quiso la casualidad que el triunfo de la Revolución Cubana tuviera lugar el Primero de enero de 1959. Ese día se abría una hermosa página en la historia de Cuba y de la humanidad. A partir de ese momento, el primer día del año, significaría para los cubanos, el advenimiento de una nueva vida.
 
Se materializaba entonces el nacimiento de Cuba libre. También se hacían realidad los sueños de justicia de quienes entregaron sus vidas a lo largo de más de 100 años de lucha, por obtener la verdadera independencia de la nación.
 
No es posible olvidar las intensas jornadas que le precedieron a aquel 1ro de enero. Se luchaba duro a lo largo del verde caimán y mientras en las ciudades con incorrompible valentía, los combatientes de la clandestinidad desafiaban la muerte, el Ejército Rebelde en las montañas, con aguerridos e infatigables combatientes, la lucha era sin descanso.
 
Con el triunfo del 1ro de enero, no sólo se defendía la integridad de la Patria, sino que se defendía con firmeza inconmovible la integridad de las ideas, de la dignidad del hombre, del derecho a vivir en un país socialista donde el principal protagonista es el pueblo.

Por primera vez un país latino hizo frente a la soberbia, la arrogancia y la prepotencia del gobierno de los Estados Unidos. Por primera vez  las medidas económicas y las acciones militares fueron paradas en seco. Por primera vez, un gobierno nació contra la voluntad soberana del Imperio y se ha fructificado ahí en sus propias narices. Entonces el desprecio se trocó en odio, el odio en agresión, la agresión en derrota y la derrota,  en respeto.

Somos felices en Cuba y sobran razones para ello. Los cubanos hoy somos dueños absolutos de nuestras riquezas naturales y recursos, los que podemos organizar, planificar y dirigir... Como cada año, estamos orgullosos de llegar a otro aniversario de Revolución, de revivir aquella mañana de Victorias, muestra de lo que significa la Revolución Cubana como paradigma inspirador para miles de países en el mundo.

En Santa Ifigenia, una piedra y un nombre grabado: Fidel ( FOTOS)

Monumento a Fidel Castro en Santa Ifigenia
Monumento a Fidel Castro en Santa Ifigenia
 Debía una visita a Santiago de Cuba y fui. Al mediodía de este domingo, un grupo de periodistas de Guantánamo, entrábamos al cementerio Santa Ifigenia. Lo primero que  llamó nuestra atención fue la cantidad jóvenes, adultos y niños que llegaron de todos los rincones de Cuba a rendir tributo al Gigante, así como los extranjeros, que,  a su paso por la Isla,  no dejaron de visitar el sitio.

En el camposanto, están  José Martí, el inolvidable Frank País, Mariana Grajales, los mártires del ataque al Cuartel Moncada, la clandestinidad y las luchas internacionalistas, a pocos pasos de las tumbas de Carlos Manuel de Céspedes, Padre de la Patria  y allá,  en el horizonte, las montañas de la Sierra Maestra custodian el espacio.

Es un lugar sagrado que estremece por su majestuosidad y va más allá de su belleza arquitectónica. Solo hay que entrar y caminar unos pasos para estar frente al  mausoleo: una piedra pulida, de granito y que proviene del yacimiento de Las Guásimas, al este de Santiago de Cuba. Es igual a las que se están en los márgenes del Río Cauto, solo que esta tiene algo especial: en el medio, en una hendidura cuadrada,  guarda la urna protegida por una placa donde está grabado un nombre: Fidel.

El lugar tiene otros detalles donde no faltan como  las palmas, símbolo de
cubanía y rebeldía. A la derecha de la inmensa roca, en una pared de
hormigón y esculpido en letras doradas, se lee el concepto de Revolución expresado por  nuestro  Fidel Castro y que los cubanos llevamos consigo como expresión de la voluntad de dar continuidad a sus ideas y a nuestro socialismo.

El momento es único, de esos que oprimen el pecho y te sacan las lágrimas, pero que engrandecen. Frente a la piedra, el silencio, los recuerdos y la foto, esa foto que todos queremos tener para guardarla por siempre. Hay solemnidad, compromiso, respeto, hay un indescriptible silencio que encierra tantas palabras y solo es roto por el aviso del cambio de guardia de los jóvenes del pelotón de ceremonia.

El Gigante está en Santa Ifigenia y con él,  millones de corazones cubanos que llevan consigo el  compromiso de seguir adelante.  Y como a otros muchos visitantes, no nos sorprende la ausencia de un  majestuoso monumento a su memoria, sino  el lujo de esa inmensa piedra pulida y en medio de ella, tu  nombre,  Fidel.

 Monumento a Fidel Castro en Santa Ifigenia
Monumento a Fidel Castro en Santa Ifigenia
Cementerio Santa Ifigenia
Ceremonia  en el cementerio Santa Ifigenia

Guardia de honor en el Cementerio Santa Ifigenia
Guardia de honor en el Cementerio Santa Ifigenia
Guardia de honor en el Cementerio Santa Ifigenia
Guardia de honor en el Cementerio Santa Ifigenia
Conecpto de Revolución Monumento a Fidel Castro en Santa Ifigenia
Concepto de Revolución Monumento a Fidel Castro en Santa Ifigenia

Monumento a Fidel Castro en Santa Ifigenia
Monumento a Fidel Castro en Santa Ifigenia
 Visita al Monumento a Fidel Castro en Santa Ifigenia
 Visita al Monumento a Fidel Castro en Santa Ifigenia
 
Visitan Monumento a Fidel Castro en Santa Ifigenia
 Visita al Monumento a Fidel Castro en Santa Ifigenia
Trabajos relacionados:

- Murió Fidel Castro: Hasta Siempre Comandante

- Fidel: ahora a seguir pa’ alante, y demostrarle al mundo quiénes somos los cubanos

- Fidel Castro: Visionario

 En Video: Fidel Castro : Hasta Siempre Comandante

 

 

Frank País García, no era solo hijo de Santiago, sino de Cuba



Frank País García
Frank País García nació el 7 de diciembre de 1934, entonces sus padres Francisco y Doña Rosario, no imaginarían jamás que el joven se convertiría al decir de Ernesto Guevara de la Serna, en el Inolvidable. Y es que no se puede decir su nombre sin temblar, sin aguantar una lágrima, sin recordar al joven de hablar pausado y mirada serena que hoy ocupa por derecho propio un sitial de honor entre los principales mártires de Cuba.

Cuando a los cinco años de edad pierde a su padre,  asume con seriedad su papel de hermano mayor y crece en un ambiente de disciplina y respeto hacia y por la familia. Fuentes de la época lo describen como un  niño ordenado, dulce, sencillo, callado y sobre todo, muy observador. Distribuida las tareas del hogar entre sus hermanos cuando su madre enfermaba, tenía gran sentido de la responsabilidad.

De Doña Rosario, su madre, Frank  apreció la música y tocaba el piano.  Portador de una disciplina férrea, fue un eterno enamorado y un autodidacta, poseía conocimientos de habilidades militares, política, filosofía, derecho, literatura..., y estas dotes las incorporó a su cultura general entre tantos compromisos como dirigente de la lucha en el llano.

Estudió en la escuela Normal para Maestros y es allí donde comienza su liderazgo estudiantil. Cuando el golpe de estado del 10 de marzo de 1952 siente la necesidad de combatir al dictador Fulgencio Batista. Entonces en su centro estudiantil fue presidente de la Asociación de Alumnos y  en dicho cargo, desarrolla un importante plan de acción en defensa de la soberanía, con ello se gana la admiración de sus compañeros.

Muy joven, desde los 19 años, comienza a trabajar como maestro en años donde  su actividad revolucionaria era múltiple. Se había convertido en un indiscutible líder estudiantil, se le encontraba en las calles dirigiendo manifestaciones juveniles, distribuyendo propaganda y escribiendo artículos que condenaban a Batista.  Tenía  solo 22 años y Frank País ya era el Jefe de Acción y Sabotaje del Movimiento 26 de Julio.

En apoyo al desembarco del Granma, el joven santiaguero organizó y dirigió el levantamiento del 30 de noviembre, organiza el alzamiento armado en Santiago de Cuba, en  central Ermita, hoy Costa Rica, en Guantánamo. Posteriormente,  a través de Celia Sánchez, les envía combatientes revolucionarios, armas, municiones, y otros recursos para la vida en las montañas.

Con su accionar revolucionario, Frank País García convierte a Santiago de Cuba en una ciudad en guerra. A todas horas sus calles eran recorridas por autos y jeeps de la policía y el ejército completamente armado. Había allanamientos domiciliarios, registros en la vía pública, situación que  completaba la imagen de pánico e incertidumbre que ofrecía el régimen, cuyos agentes represivos aumentaban cada  vez más su crueldad y ensañamiento.

Sobre Frank, jefe del Movimiento 26 de Julio en las ciudades y organizador de la lucha en Santiago de Cuba, la tiranía mantenía una tenaz persecución. Entonces  muchos compañeros le aconsejaron que partiera hacia la Sierra Maestra y se incorporara al Ejército Rebelde, pero él rechazaba la propuesta, consideraba necesaria su presencia en la clandestinidad.

La muerte lo sorprende mientras se afianzaba en sus actividades de revolucionario cabal. Por ello en el callejón santiaguero de El Muro, junto a su amigo Raúl Pujols, se truncaba su vida en plena madurez «cuando estaba dando a la Revolución lo mejor de sí mismo», solo tenía 23 años de edad.

Su cuerpo ya sin vida fue vestido de verde olivo. Banderas cubanas y del Movimiento Revolucionario 26 de Julio le acompañaron junto a la multitud  de pueblo que, indignada marchaban hasta el cementerio de Santa Ifigenia. Los asesinos estaban atemorizados por la enorme dimensión de las protestas que había generado el crimen.

David fue su nombre de guerra. Y al decir de Fidel Castro Ruz en carta a Celia Sánchez tras conocer la noticia de su muerte, Frank, fue "el más valioso, el más útil, el más extraordinario de nuestros combatientes", y prosigue: ¡Qué monstruos! No saben la inteligencia, el carácter, la integridad que han asesinado…

Por su parte, Ernesto Che Guevara, quien lo conociera en una de sus visitas a la Sierra Maestra, escribiría de él: “sus ojos mostraban enseguida al hombre poseído por una causa, con fe en la misma… Hoy se le llama “el inolvidable Frank País”; y para mí, que lo vi una sola vez, es así".

Se había ganado el cariño de todos y  pesar de su juventud y de haber vivido sus últimos años de su vida escondite tras escondite, tenía valor y grandeza para dirigir desde su ciudad natal, las acciones revolucionarias de todo el país.  Frank País García, no era solo hijo de Santiago, sino de Cuba.


Fidel Castro: Visionario

Fidel Castro Ruz
El legado de Cuba y la Revolución socialista impulsada por nuestro líder   de la Revolución Cubana Fidel Castro Ruz,  es un referente histórico que deberá ser guardado y defendido por nuestro pueblo y por Latinoamérica toda.

De hecho, toda la población guantanamera lamenta profundamente la desaparición física del revolucionario cabal,  por el alcance multinacional de las ideas y acciones del estadista y revolucionario cubano. 
 
A pesar de su partida física, su legado e ideas estarán presentes en todos los cubanos y los los pueblos que luchan por sus derechos y contra el imperialismo. Al respecto, varios colegas intercambiaron en torno a  su  trascendencia histórica no solo para América Latina, sino para todo el mundo.

Mabel Pozo Ramírez, periodista de la emisora radial CMKS

Fidel: un ángel guardián...

" Fidel es parte de mi vida y de mi familia. Así expresa Mabel Pozo Ramírez, periodista de la emisora radial CMKS. Sin Fidel no hubiese sido posible  el triunfo de la Revolución, no hubiese sido posible para una guantanamera mujer, negra y de procedencia humilde convertirse en una profesional del Periodismo.

"Por eso Fidel  para mí  fue como un ángel guardián, su permanencia liderando el camino de la Revolución en Cuba fue sinónimo de vivir con la tranquilidad de que él nos daba a todos los cubanos. Siempre con un pensamiento en los desposeídos, en los más débiles,  ahora mismo estoy segura de  que él nos seguirá acompañando desde otra dimensión… 
 
" El pensamiento de Fidel  hoy está multiplicado en niños, jóvenes, hombres y mujeres, su ejemplo,  es motivo de inspiración para varias  generaciones en el mundo por el que luchó sin descanso a través de las ideas y la acción. Tenía la inteligencia natural de un hombre de luz.
 
" El nombre de Fidel Castro seguirá viviendo eternamente en la memoria de sus descendientes. Con su ejemplo se convirtió en faro y guía para  los países de América Latina y del resto del mundo donde hizo realidad disímiles proyectos económicos, sociales , educativos, culturales... Fue un gran  hacedor de sueños."

El más grande de todos los revolucionarios...

Yaneysi Nolazco, periodista del telecentro Solvisión


Para Yaneysi Nolazco, periodista del telecentro Solvisión, " Fidel fue un visionario porque  siempre se adelantó a su tiempo, fue el impulsor de las ideas revolucionarias, tanto en el ámbito político, económico  y  social. Fue el defensor de la unidad de todos los pueblos de América y del mundo, a tal punto que  el pensamiento caló en sus seguidores, hasta en los que discrepaban con él en cuanto a sus ideas..
 
" Es un hombre grande y seguirá siendo grande, inmenso, siempre delante  con su pueblo, luchando contra cualquier adversidad y  jamás se cansó, ni  claudicó. Ahora recuerdo cuando  el Comandante Hugo Chávez, lo bautizó como el Don Quijote no de La Habana sino de Cuba, América y del mundo.
 
" No tuve la dicha de conocerlo de cerca, sin embargo, es como si lo hubiera visto. Fidel me dejó mucho de sí,  todo lo que soy y lo que tengo, se lo debo a esta Revolución. El me enseñó a amar a  la Revolución y a preservarla, me enseñó a ser patriota, revolucionaria, solidaria, humana, digna, a ser altruista. Es para mi, el más grande de todos los revolucionarios.
 
"Hoy lo veo como un símbolo de libertad, de sacrificio, de cubanía, de humanidad, como un padre, un abuelo, como un sabio. Fidel es un ejemplo a seguir, porque nos dio la libertad de la que hoy disfrutamos. Hoy somos hombres instruidos, gracias a su permanente confianza en el futuro y por que fue, sin dudas, el  mentor del  programa del Moncada.
 
El mejor alumno de Martí

Ramón Ortiz Reyes,  director de programas del telecentro Solvisión

" Fidel ha sido muy grande para mi, para todos los cubanos y los hombres del mundo. Así asevera Ramón Ortiz Reyes,  director de programas del telecentro Solvisión, en Guantánamo y ferviente estudioso de la obra de José Martí. Mi generación creció con la Revolución, siempre escuchamos sus discursos, lo veíamos por la TV, participamos en muchos actos donde estuvo.

" Lo vimos por vez primera en sus apasionados discursos, y esa aptitud, acrecentó más mi admiración por el líder revolucionario. Es una figura histórica que ha transformado la historia de Cuba en muchas partes del mundo.
 
"Es el mejor alumno de Martí, supo interpretar a cabalidad esos  sueños de redención de Cuba y de los cubanos. Fidel  es el artífice de una gran obra que es la Revolución, es el hombre que fue capaz en toda su dimensión humana de transformar  radicalmente todo el panorama político, económico y social de Cuba y otros países.
 
"Trascendió  por su espíritu solidario, internacional, no solo en misiones militares con presencia en varios países del mundo, como Angola, el Congo, Etiopia, Namibia, Sudáfrica, sino también en  la desaparición del apharthei y su solidaridad expresada en esferas de la cultura, el deporte, la educación y la salud pública, sector que tiene médicos cubanos en más de 78 países del mundo.
 
"Hoy su figura se agiganta. Su dimensión histórica ha cruzado las fronteras de Cuba y del mundo, de hecho, cabe preguntar a los hombres humildes de Pakistán su reacción cuando llegaron los médicos cubanos hasta allá y solo sabían decir dos palabras en Español: Cuba y Fidel. Eso lo dice todo: El es un hombre grandioso...
 
Fidel Castro es el eterno soldado de las ideas, el indiscutible líder de la Revolución Cubana, el luchador por la liberación de los pobres del mundo. Es el político rebasó tiempo y espacio para convertirse en referente mundial y por eso hoy nuestro compromiso se multiplica. Hoy nos queda mirar hacia el futuro con sus ojos. Y  ese debe ser el compromiso y el reto de todos los cubanos con este hombre de talla universal.

Trabajos relacionados:

- Murió Fidel Castro: Hasta Siempre Comandante

- Fidel: ahora a seguir pa’ alante, y demostrarle al mundo quiénes somos los cubanos

- En Santa Ifigenia, una piedra y un nombre grabado: Fidel ( FOTOS)

  En Video: Fidel Castro : Hasta Siempre Comandante


 

Fidel: ahora a seguir pa’ alante, y demostrarle al mundo quiénes somos los cubanos

Fidel, ya no tenemos tu presencia física, sin embargo, te recordamos por siempre y esto sucede porque tu imperecedero ejemplo nos prepara para desafiar las realidades que se presenten en cualquier momento. Por eso y más, se te admira, Comandante, y se te admira porque dejaste de ser de ti mismo para ser de tu pueblo y ese, es un mérito que no podrán quitarte jamás.

La primera vez que te vi quedé impresionada ante tu imponente figura, entonces hasta hoy, guardé tu estampa de guerrero. Ibas montado en aquel ómnibus paseando entre los niños y jóvenes cubanos y de otros países del mundo. Por esos días asistí como delegada al XI festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que se celebraba en Cuba en el verano de 1978. Fue en la entonces Ciudad de Pioneros José Martí en La Habana.

Ha pasado el tiempo y ya no te pienso como niña ante tu estatura de gigante verde olivo, sino como artífice de la Revolución Cubana y estadista brillante. Con tu ejemplo, iluminas el rostro de todos los hombres de Cuba, Latinoamérica y del mundo, por esta razón no dejarás de ser nuestro eterno guerrero Comandante de las ideas.
 

Hoy te veo como lo que eres, el eterno soldado de las ideas, como el indiscutible líder de la Revolución Cubana, como el acérrimo luchador por la liberación de los pobres del mundo. Hoy te veo como el político rebasó tiempo y espacio para convertirse en referente mundial y por eso hoy nuestro compromiso se multiplica.
 

Hay tristeza, una tristeza que es imposible de describir, sin embargo, tenemos que recordar a Fidel como el hombre que no solo trazó el camino de su pueblo, sino también lo iluminó con inteligencia y empeño. Por eso, Fidel hay que seguir investigando, de manera que se revele toda su grandeza y sabiduría. Esa es una forma de mantenerlo vivo, de hacer que siempre nos acompañe.

Ahora nos queda tu ejemplo y tu voz como bastión indestructible que nos prepara para desafiar las realidades que se nos presenten.  Hoy sigues y seguirás siendo el guía, el inspirador, el motor impulsor de cada proyecto, el hombre del Moncada, del Gran¬ma, de la Sierra, el líder indiscutible… nuestro eterno Comandante. Por eso ante tu pérdida física tenemos que seguir pa’ alante, y demostrarle al mundo quiénes somos los cubanos. 


Trabajos relacionados:

- Murió Fidel Castro: Hasta Siempre Comandante

- En Santa Ifigenia, una piedra y un nombre grabado: Fidel ( FOTOS) 

  En Video: Fidel Castro : Hasta Siempre Comandante