Estados Unidos encubre el terrorismo cuando de Cuba se trata



Cuba mostró siempre su disposición de colaborar con Estados Unidos en la lucha contra el terrorismo, afirmó hoy en esta capital el general de Brigada Adalberto Rabeiro.

La Habana está abierta a un diálogo franco, en igualdad de condiciones y en un clima de respeto mutuo con Washington, subrayó Rabeiro en el espacio radiotelevisado Mesa Redonda de la Televisión Cubana.

Enfatizó que establecer este tipo de colaboración entre ambos estados es una necesidad impostergable por problemas de seguridad.

Ellos tienen que estar más interesados que nosotros, pues en su territorio cuentan con esos mecanismos diabólicos casi impunes en manos de fanáticos, racistas, fascistas y extremistas, aseguró el alto oficial.

Las autoridades estadounidenses conocen de las pruebas aportadas por Cuba contra el terrorista internacional Luis Posada Carriles sobre planes de atentados.

La Fundación Nacional Cubano Americana, su engendro, la organización Hermanos al Rescate y las actividades terroristas de Luis Posada Carriles, entre otras, figuraron en los informes puestos por Cuba a disposición del Gobierno estadounidense.

Así aparece en un fragmento del discurso pronunciado por el Comandante en Jefe Fidel Castro Ruz, el 20 de mayo de 2005 en la Tribuna Antiimperialista José Martí, el cual fue proyectado en el espacio radial y televisivo.

El líder de la Revolución informó que el 15 de junio de 1998 una delegación del Buró Federal de Investigaciones (FBI) de Estados Unidos que vino a La Habana, recibió de manos de oficiales de la seguridad cubana, abundantes pruebas de la actividad terrorista anticubana.

Posada Carriles, entre otros hechos de sangre, es responsable de la explosión en pleno vuelo de una nave de Cubana de Aviación en 1976 frente a las costas de Barbados, donde perdieron la vida 73 personas.

Estados Unidos, a través del ministerio cubano de Relaciones Exteriores, fue notificado en varias oportunidades sobre nombres de cabecillas terroristas y sus subordinados, campos de entrenamientos y recursos con los que cuentan, dijo el general de Brigada.

Cuba está dispuesta -recalcó- a combatir el terrorismo en todas sus manifestaciones, venga de donde venga. A ellos -en referencia al Buró Federal de Investigaciones (FBI)- se les entregaron cuatro carpetas, las cuales contenían 40 fichas de confesos terroristas que actúan desde territorio norteamericano, entre otros datos.

Peter Kornbluhg, del Archivo Nacional de Washington, ofreció testimonio a la Televisión Cubana sobre la inexistencia, en esa entidad, de las pruebas aportadas al FBI por Cuba en 1998.

Asimismo el doctor José Luís Méndez, investigador académico y el periodista de la Mesa Redonda Reynaldo Taladrid, recordaron que Héctor Pesquera, Jefe del Buró del FBI en Miami, hizo desaparecer, en 2003, las pruebas que ese órgano tenía sobre la actividad criminal de Luis Posada Carriles.

Los panelistas coincidieron en que esos actos terroristas buscan afectar importantes sectores de la economía como el turismo y desestabilizar la nación, además criticaron la postura del FBI que se ha negado a entregar importantes informaciones.
También analizaron el triste papel del FBI, que conllevó al encarcelamiento de cinco antiterroristas cubanos desde 1998.

Roberto González, hermano de René, uno de los antiterroristas injustamente prisioneros en Estados Unidos, opinó que el apresamiento de éstos constituyó un paso eminentemente político.

Argumentó que la captura y posterior juicio contra Gerardo Hernández, Antonio Guerrero, Ramón Labañino, Fernando González y René, estuvo provocado por los fuertes intereses de la mafia anticubana de Miami y el Partido Republicano, opuesto al entonces presidente demócrata Bill Clinton.

Fernando, Ramón, Antonio, Gerardo y René cumplen severas condenas por informar sobre planes de acciones violentas contra Cuba fraguados por grupos terroristas basados en territorio norteamericano.

(Con información de la AIN y Prensa Latina)