Los crímenes de Guantánamo y el silencio de los blogueros

A la izquierda, el bloguero contrarrevolucionario cubano Ernesto Hernández Busto durante un encuentro de cibermercenarios organizado por George W. Bush, el torturador confeso.

Por: Manuel Henriquez Lagarde

La blogosfera contrarrevolucionaria cubana, tan dada de servirle de coro a las campañas mediáticas contra Cuba cuando de supuestas violaciones de los derechos humanos se trata, ha dado la gran callada sobre los horrores -confirmados recientemente por Wikileaks-, cometidos en la cárcel norteamericana de Guántanamo por órdenes de la última administración Bush.

Los blogueros que presumen de mantener una información actualizada sobre Cuba o no saben que el campo de Concentración de Guantanamo, está enclavado en la Base Naval norteamericana, ilegalmente ocupada, que se encuentra al sur oriental de la Isla, o simplemente no consideran violaciones de los derechos humanos que se ponga tras las rejas lo mismo a enfermos mentales que a viejos o niños, por el solo hecho de utilizarlos como fuentes de información. Al parecer, en este caso, poco importan las torturas ni los suicidios de algunos de los más de 140 inocentes confinados.

Cabe preguntarse: ¿Los blogueros anexionistas sentirán, por lo horrores de Estados Unidos en Guantánamo, vergüenza ajena o vergüenza propia?