La Guantanamera se ha convertido en mi propio medio de prensa


Lo recuerdo como si fuera hoy. Entonces laboraba en el semanario Venceremos y el espacio de un periódico impreso se hacía cada vez más pequeño para publicar. Por esos años, en Cuba aparecía el término blog o página personal y con ello, el llamado a que los periodistas tuvieran sus propios espacios para mostrar al mundo, desde nuestras propias ópticas, quiénes somos los cubanos y cómo vemos la Cuba en que vivimos.

Había otras razones. Cuando queremos echar a andar un proyecto, solo pensamos en ello y aunque existía la versión en Internet del periódico, el hecho de hacer y administrar mi propio medio de prensa, era un reto que sentía debía de asumir. Así veía la luz La Guantanamera, proyecto que arriba hoy 4 de octubre a los cinco años de vida y toma su nombre por ser el primero hecho por una periodista de la más oriental de las provincias cubanas.

Este es mi espacio muy pequeño y personal donde publico sobre vivencias personales, artículos sobre Guantánamo, mi ciudad natal, sobre el del bloqueo que hace más de 50 años Estados Unidos impone a Cuba. Otros temas recurrentes que archiva mi blog es lo relacuionado al caso de los Cinco antiterroristas cubanos, la ilegal base naval yanqui enclavada en nuestro territorio, la familia, los amigos y el cómo se contrarresta desde nuestra visión muy cubana lo que divulgan los ciberdisidentes, o mal llamados "Luchadores por la libertad de expresión en la red".

Nuestro país está en medio de un contexto de guerra mediática permanente, debido a la existencia de un grupo numeroso de personas que reciben dinero por entrar a Internet y comentar sobre todo tipo de materiales que aparezcan en la Web, en torno a la Revolución Cubana, pero con insultos y agresiones verbales.

En torno a esta circunstancia, un nuevo concepto ha parecido en Cuba en los últimos años: los blogueros cibermercenarios, totalmente prefabricados con la finalidad de formar focos y conflictos internos políticos. Tenemos una agresión permanente, porque sencillamente no hay debate en busca de la verdad, sino en la tergiversación de la realidad cubana en el exterior y esa verdad de Cuba es la que nos corresponde defender a los blogueros revolucionarios.

La Guantanamera es un proyecto de vida que me insita a levantarme todos los días y pensar en el post que escribiré para esa jornada, siempre con los deseos de tributar nuevas ideas. Desde el punto de vista profesional y personal, me ha hecho crecer. Actualizarlo casi a diario deviene un compromiso con mis lectores, mis amigos, conmigo misma…

Cuando comencé a publicar escribía uno o dos trabajos semanales, no había regla alguna que dictara cuántos debían ser. Sin embargo, hoy llega a cinco años y mi quehacer entre los post que escribo, me ha demostrado que cada día aprendemos más de nuestros lectores y con ello, valoramos una oportunidad de descubrir algo nuevo.

Saber que mis seguidores esperan los post que escribo es muy gratificante, es una linda experiencia. No olvidemos jamás que un trabajo aunque pequeño, hay que hacerlo con todo amor, entregarle el corazón, el alma, las ganas. El blog es un espacio donde siempre encuentras las ganas de aprender, de aportar, de saber, un espacio para aunar criterios y construir una visión que multiplica a Cuba ante el mundo con la mayor legitimidad y lucidez.

Me gusta escribir de cualquier tema y La Guantanamera se ha convertido en mi propio medio de prensa. Mientras haya quienes me lean, no dejaré este proyecto que va más allá de reflejar una Cuba diversa, rica en matices, en historias, en cultura, y con dotada de una experiencia múltiple y completamente irrepetible.