El Bloqueo a Cuba es un bloqueo contra la Vida


Las relaciones históricas entre Estados Unidos y Cuba durante más de 200 años, tiene su génesis en la pretensión de los diferentes gobiernos norteamericanos de controlar el destino de la Isla, demanda que alcanzó su máxima expresión en enero 1959. De manera que los sucesivos gobiernos norteamericanos han utilizado, con diferentes matices, los mismos instrumentos de política para destruir a la Revolución cubana.

Una de las armas que utilizado el Imperio para someter a nuestra Isla, es el bloqueo por más de cincuenta años. Sin embargo, cuando el próximo 25 de octubre cuando se lea el Informe: “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”, se mostrará a la comunidad internacional la invalidez del gobierno norteamericano, que sustenta leyes tan absurdas como las que esta potencia dispone en contra de la voluntad de los pueblos.

El bloqueo a Cuba es un acto de genocidio, un acto de guerra económica y ejemplos sobran. Es un bloqueo contra la vida. Los daños que esta cruel política nos ha dejado supera los más de 975 mil millones de dólares, por lo tanto, constituye una violación masiva de los derechos del pueblo cubano y a las normas del Derecho Internacional.

Hay que denunciar esta práctica de guerra. El bloqueo tiene que ser levantado de inmediato y con ello alzar nuestras voces al mundo para exigir el regreso de inmediato de René a Cuba y la injusticia cometida contra los cuatro cubanos, aún encerrados injustamente en cárceles norteamericanas. Esta será otra contundente victoria de Cuba y de la comunidad internacional, ante la prepotencia norteamericana. De eso estoy completamente segura.