La Guantanamera habla de La Guantanamera




“Tienes que escribir algo lindo el día del cumpleaños de tu blog”, me dijo hace dos días un buen amigo al que respondí: “Voy a escribir un post por sus seis años,  después me das tu criterio”.  Y esta es la poderosa razón por la que La Guantanamera habla hoy de La Guantanamera.

Hace unos años, en Cuba se comenzó a hablar de los blogs o páginas personales. Fue en ese momento, cuando a los trabajadores de la prensa, se les hace el llamado a tener nuestros propios espacios para mostrar al mundo, desde una óptica personal, quiénes somos los cubanos y cómo vemos la Cuba donde vivimos.

No se hablaba de hacerse el blog como una tarea inmediata porque como sabemos,  es un espacio personal. Sin embargo, cuando queremos echar a andar un proyecto, solo pensamos en ello. Cierto que en los medios de prensa existía ya una versión en Internet del periódico donde laboraba,  pero administrar mi propio medio de prensa, era un reto que debía de asumir.

Así nace  el 4 de octubre de 2006  La Guantanamera, blog que hoy llega a los seis años de vida y toma su nombre por ser el primero hecho por una periodista de la más oriental de las provincias cubanas. A inicios era muy humilde, muy pequeñito, solo tenía un archivo y un buscador, sin embargo, ha pasado el tiempo y con el cacharreo, como decimos  a lo cubano, he aprendido a ponerle otras cosas y así, cada día se ha enriquecido más.

La Guantanamera es el espacio donde publico vivencias personales. En el mismo, podemos encontrar artículos sobre Guantánamo, del bloqueo que hace más de 50 años Estados Unidos impone a Cuba, el relacionado al caso de los Cinco antiterroristas cubanos, la presencia de la ilegal base naval yanqui enclavada en nuestro territorio, de la familia, los amigos…

Escribir para mi blog es una experiencia extraordinaria que me insita a pensar en el post de la jornada. Hace unos días comentaba entre un grupo de colegas,  que desde el punto de vista profesional y personal, me ha hecho crecer, porque actualizarlo casi a diario deviene un compromiso con mis lectores, mis amigos, y sobre todo, conmigo misma.

No olvidemos que un trabajo por pequeño que sea, necesita hacerse con todo el amor, hay que entregarle el corazón, el alma, las ganas... Siempre hay algo que decir, pues no hay nada más lindo,  que contar historias de la vida, de la gente y eso solo se logra  solo en este espacio donde eres el administrador, tu propio censor.

Hoy después de estos años en mi accionar en el mundo de las bitácoras, les digo que todavía hay mucho que decir y  que aprender...  Por ello, mientras los lectores lean mis post, mientras recomienden temas para escribir, comenten y hasta lo sometan a la crítica, tan enriquecedora para mi proyecto, La Guantanamera seguirá reflejando la Cuba rica en matices, historias, cultura y  dotada de una experiencia múltiple y completamente irrepetible.