Arlin: Delegada, diputada, periodista...

Por: Agencia de Información Nacional

Dieciocho años atrás, cuando Arlin Alberty Loforte vestía falda short morada, blusa blanca y cubría sus hombros con una pañoleta roja, estaba lejos de intuir que comenzaba a forjar su carácter a la sombra de la Organización de Pioneros José Martí.

Cuenta 28 años de edad y ha vivido intensamente su tiempo, desde la enseñanza primaria en la escuela Enrique José Varona, la Secundaria Básica Rafael Orejón Forment y el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas José Maceo Grajales.

Luego vinieron los estudios en la Universidad de Oriente y el adiós a la vida educacional, tras cruzar el umbral del semanario Venceremos, tras graduarse, con Título de Oro, como Licenciada en Periodismo en el año 2008.

La contemporaneidad validan nuevos currículos, los de la actual generación: jefa de colectivo, pionera exploradora cubana en España, compartiendo acampadas con homólogos madrileños, zoragocianos, rusos y saharauies; dirigente de las federaciones estudiantiles de la enseñanza media, y universitaria, de la Unión de Periodistas de Cuba

De tal historial partieron sus conciudadanos durante las reuniones del barrio para nominarla candidata a la Asamblea Municipal del Poder Popular. “Quedé helada”, cuenta desde la sala de su casa, donde practica hoy el Despacho con los Electores, quienes en segunda vuelta, durante los comicios parciales de 2012 la eligieron su representante.

“Cambió mi vida de repente, sin tiempo de preparación sicológica y me preguntaba cómo organizaré mi tiempo y cumpliré el mandato, porque me quedaba claro que acepté y me crecería. Pero no fue todo.

“Vino la segunda sorpresa, la propuesta para Diputada en las elecciones generales y como si fuera poco por el Distrito que promovía a José Ramón Machado Ventura, el primer vicepresidente de los Consejos de Estado y de Ministros, un hombre que a sus 82 años insufla energía, dinamiza, arrastra, alienta y cree en la juventud.

“Todavía me estoy acondicionando al nuevo estatus, los electores me abordan en la calle ahora como su Delegada, lo cual difiere de cuando lo hacían buscando en la periodista la intervención en este o aquel asunto de interés social o comunitario. Me detengo, los escucho, los oriento y canalizo inquietudes antes las entidades correspondientes, en las cuales hasta hoy encontré oídos receptivos.

“Las felicitaciones llueven y el aliento a asumir el reto que presupone representar al pueblo hasta en el Parlamento y formar parte de esta legión cuyos hombros cargarán la responsabilidad histórica de aplicar completamente los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución”.

El gremio periodístico guantanamero está contento, Arlin, joven, mujer y periodista es la primera profesional de la prensa en el extremo oriente cubano envestida por el pueblo con la honrosa responsabilidad que cumplirá con su talento y dedicación.