Hugo Chávez viajará hoy a Cuba


El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció que viajará este sábado a Cuba para seguir su tratamiento contra el cáncer y someterse a quimioterapia después de que en las últimas horas circularan versiones sobre su posible viaje a Brasil para ser tratado de esa enfermedad.

La declaración de Chávez, quien solicitó el correspondiente permiso a la Asamblea Nacional para ausentarse del país, cierra así la posibilidad de que continúe su tratamiento en este momento en Brasil, donde se había especulado en las últimas horas con la llegada del gobernante venezolano.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, había ofrecido a Chávez ayuda en el tratamiento contra el cáncer, una oferta que el mandatario venezolano agradeció e indicó que iba a valorar.

Finalmente, el gobernante caribeño optó por regresar a Cuba donde ya fue sometido a dos operaciones, una el pasado 10 de junio para extraerle un absceso pélvico, y la del tumor del día 20 del mismo mes.

Desde allí, el día 30 de junio, el presidente venezolano envío un mensaje a la nación en el que comunicó su enfermedad y la intervención quirúrgica a la que había sido sometido.

En los últimos días Chávez ha informado regularmente del tratamiento, la dieta y las actividades físicas de recuperación que lleva a cabo para enfrentar el cáncer.

El jueves, incluso, mantuvo una intensa jornada de actividades encabezando un acto conmemorativo de los 200 años del izado de la bandera tricolor por primera vez y un Consejo de Ministros en el que participó por espacio de dos horas y aprobó leyes y fondos para distintos proyectos. (Con información de EFE)

A continuación el texto completo de la misiva en la que expresa el amor profundo por el pueblo venezolano y enfatizó: “¡Qué de amor desbordado en este duro ascenso hacia la luz!”

Miraflores, 15 de julio de 2011

Fernando Soto Rojas
Presidente de la Asamblea Nacional
Su despacho.-

Apreciado compañero, querido camarada.

Reciba el más auténtico saludo bolivariano y revolucionario con el ruego de hacerlo extensivo a todos los diputados y diputadas de nuestra Asamblea Nacional.

Aún guardo fresco en mi memoria el recuerdo de mi comparecencia ante ese honorable cuerpo legislativo el pasado mes de enero, en aquella jornada para exponer verdades y también tender puentes y que señaló el rumbo político por el cual transitaría nuestra Patria amada a lo largo de este año.

No podía yo entonces tener conciencia de la encrucijada ante la cual la vida habría de colocarme hoy.

Es ampliamente conocido que durante mi reciente paso por La Habana, cumpliendo la misión para la cual esta Asamblea Nacional me había autorizado, recibí el diagnóstico que me obligó a someterme a una primera fase de tratamiento, durante la cual se me practicaron dos operaciones quirúrgicas complejas sobre las cuales he informado ampliamente a la nación.

Esta primera fase, como ya es conocido, implicó que mi permanencia fuera del país debiera prolongarse más allá de lo inicialmente previsto. Tal vez porque, como diría Federico Nietzsche, todo lo que se hace por amor se hace más allá del bien o del mal.

Me resolví a hacer un esfuerzo colosal para celebrar al calor del pueblo de Venezuela el bicentenario de la declaración de nuestra independencia.

La emoción aún vive en mi alma y mi corazón, el fuego patrio aún incandescente en mi espíritu; la admiración por el pueblo de Venezuela más que nunca grabada en mi conciencia, me hacen decir 200 veces ¡el esfuerzo valió la pena!

Pero ahora debo proseguir el camino hacia ese largo y difícil retorno y para ello debo continuar cumpliendo el estricto plan que ha diseñado el equipo de médicos de la vida que me acompaña en este, como he dicho, ascenso hacia el Chimborazo, y es esto, ciudadano presidente, lo que me induce a solicitar hoy una vez más su solidaria intermediación ante la plenaria de la Asamblea Nacional, para que con base en lo previsto en el artículo 135 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, y en concordancia con el numeral 17 del artículo 185, ejusdem, me sea otorgada la autorización legislativa de ausentarme del territorio nacional a partir del próximo sábado 16 de julio del año en curso con el fin de continuar en La Habana, República de Cuba, el plan de tratamiento necesario para la recuperación plena de mi salud.

Quiero agradecer, en ocasión de dirigirme a ese honorable Poder Legislativo, las millones de oraciones, de abrazos de afecto, de palabras de aliento que en estos días he recibido del noble y generoso pueblo de Venezuela.

¡Qué de amor desbordado en este duro ascenso hacia la luz!
Mi señor Jesucristo me ha inspirado la humildad y el pueblo soberano ha acuñado en mí la convicción de que necesario es vivir y necesario es vencer.
¡Viviremos y venceremos!

Hugo Chávez Frías.
Hasta la victoria siempre.