Miami, la mafia terrorista y la política anticubana